El dolor se vuelve ira tras el incendio en la discoteca de Brasil

lunes 28 de enero de 2013 18:02 CET
 

SANTA MARIA, Brasil (Reuters) - Familiares de las 231 víctimas del incendio de una discoteca en Brasil enterraron el lunes a sus muertos y exigieron respuestas, mientras la policía interrogaba a los miembros de la banda musical que encendieron los fuegos artificiales que habrían originado el fuego.

Varios ataúdes, algunos envueltos en las banderas de los clubes de fútbol de las víctimas, fueron alineados en un gimnasio municipal transformado en morgue en Santa María, la ciudad del sur de Brasil que se convirtió en el escenario de uno de los incendios de clubes nocturnos más trágicos de la última década.

La cifra de muertos fue revisada desde 233 a 231, pues las autoridades dijeron que algunos nombres habían sido contados dos veces. Pero 82 personas, al menos 30 de ellas en estado grave, continuaban hospitalizadas, dijo el lunes el ministro de Salud, Alexandre Padilha.

Los conmocionados residentes de Santa María participaron el lunes en un maratón de funerales que comenzaron al alba, mientras el foco de la tragedia se trasladaba a una serie de investigaciones policiales, demandas y recriminaciones a políticos que podrían prolongarse por meses.

"No podemos confiar en la capacidad del ayuntamiento, ni de la policía ni de nadie que permita una fiesta con más de 1.000 personas bajo estas circunstancias", dijo Erica Weber, que acompañaba a su hija al funeral de una compañera de clase.

La mayoría de las víctimas murió por asfixia después de que el humo tóxico inundara rápidamente la discoteca. Un integrante de la banda disparó una bengala alrededor de las 02:30 horas del domingo, dijeron testigos.

La fiscal estatal, Valeska Agostini, dijo a Reuters que dos integrantes del grupo estaban siendo interrogados por la policía, aunque no fueron emitidas órdenes de arresto.

El guitarrista Rodrigo Lemos Martins, de 32 años, sugirió que la banda no fue responsable del incendio. "Había muchos cables (en el techo), quizás fue un cortocircuito", dijo el músico citado por el diario Folha de Sao Paulo.

El acordeonista del grupo, Danilo Jaques, de 30 años, fue uno de los muertos. Los otros cinco integrantes de la banda escaparon con vida.   Continuación...

 
Familiares de las 231 víctimas del incendio de una discoteca en Brasil enterraron el lunes a sus muertos y exigieron respuestas, mientras la policía interrogaba a los miembros de la banda musical que encendieron los fuegos artificiales que habrían originado el fuego. En la imagen, amigos de las víctimas en Santa Maria el 28 de enero de 2013. REUTERS/Edison Vara