España gana su segundo Mundial de balonmano tras arrasar a Dinamarca

domingo 27 de enero de 2013 18:57 CET
 

MADRID (Reuters) - La anfitriona España se hizo el domingo con su segundo Mundial de balonmano tras superar con claridad en la final a Dinamarca, actual campeona de Europa y subcampeona mundial en 2011, venciendo en el Palau San Jordi de Barcelona por 35-19.

"Estábamos muy motivados, jugar una final del mundo en casa es una oportunidad que tiene cualquiera y la hemos sabido aprovechar", dijo el español Gedeón Guardiola a TVE. "El marcador ha sido impresionante, hemos conseguido una renta muy cómoda y ha sido una buena final".

El conjunto español comenzó liderando el partido desde el comienzo, cuando un gol de Antonio García abrió el marcador, y llegó al descanso con un resultado favorable de 18-10.

En la segunda mitad el equipo escandinavo certificó su hundimiento y vio cómo los locales aumentaban de forma imparable la distancia en el marcador ayudados por el gran partido del guardameta español Sterbik.

"Ni en nuestros mejores sueños habríamos imaginado una final así. No teníamos nervios, teníamos muchas ganas de disfrutarlo", declaró su compañero Víctor Tomás a TVE.

"Nos ha salido absolutamente todo. La segunda parte creo que (los daneses) llevaban 4 goles en 15 minutos".

"Este equipo se merecía esto y estoy muy contento por todo el mundo", añadió Tomás.

Joan Cañellas lideró la anotación de España con 7 goles mientras que el máximo goleador de los daneses fue Henrik Mollgaard con 4 tantos.

El sábado, Croacia se hizo con el bronce tras vencer a Eslovenia por 31-26.

El danés Mikkel Hansen fue elegido mejor jugador del campeonato.

España ya había sido campeona del Mundo en 2005 y se hizo con el bronce en 2011.

 
La anfitriona España se hizo el domingo con su segundo Mundial de balonmano tras superar con claridad en la final a Dinamarca, actual campeona de Europa y subcampeona mundial en 2011, venciendo en el Palau San Jordi de Barcelona por 35-19. En la imagen, los jugadores españoles mantean a su compañero Alberto Entrerrios tras proclamarse campeones del mundo en Barcelona, el 27 de enero de 2013. REUTERS/Marko Djurica