EEUU dice que las nuevas amenazas en Bengasi apuntan sobre todo a europeos

viernes 25 de enero de 2013 07:50 CET
 

WASHINGTON (Reuters) - Responsables de Estados Unidos y Europa están minimizando el riesgo para los estadounidenses por las últimas amenazas de milicianos islamistas, que han prometido atacar a occidentales en la ciudad libia de Bengasi.

Una razón es que las amenazas están dirigidas explícitamente a europeos, dijeron fuentes de Washington y Europa conocedoras de las alertas emitidas por al menos tres gobiernos europeos.

Además, hay pocos ciudadanos estadounidenses en Bengasi, la ciudad en la que el embajador Christopher Stevens y tres compatriotas fueron asesinados en septiembre del año pasado en un ataque de militantes.

Reino Unido citó el jueves una amenaza "específica e inminente" a los occidentales días después de un letal ataque de milicianos islamistas en la vecina Argelia.

Posteriormente, Alemania y Holanda se unieron a Londres al instar a todos sus ciudadanos a abandonar Bengasi.

El secretario de defensa estadounidense, Leon Panetta, dijo no estar al tanto de ningun petición de asistencia para evacuar gente desde Bengasi aunque reconoció que la situación allí es "muy peligrosa".

"Hasta donde yo sé, no nos han pedido que participemos en la retirada de gente de Bengasi", dijo Panetta en una rueda de prensa en el Pentágono.

La fuente conocedora de la alerta dijo que esta se basó en inteligencia que autoridades británicas recogieron esta semana y compartieron con aliados como Estados Unidos y otros países de Europa.

Un responsable de seguridad nacional europeo dijo que entendía que las amenazas eran en respuesta a la operación militar francesa en Mali y probablemente al sangriento operativo de Argelia contra un grupo de milicianos que tomaron centenares de rehenes en un campo de gas en el desierto del país africano.

 
Responsables de Estados Unidos y Europa están minimizando el riesgo para los estadounidenses por las últimas amenazas de milicianos islamistas, que han prometido atacar a occidentales en la ciudad libia de Bengasi. En la imagen, dos pasajeros esperan para subir a un avión en el aeropuerto de Bengasi tras las recomendaciones de las autoridades europeas a sus ciudadanos, el 24 de enero de 2013. REUTERS/Esam Al-Fetori