Europa insta a sus ciudadanos a dejar la ciudad libia de Bengasi

jueves 24 de enero de 2013 21:50 CET
 

TRÍPOLI/LONDRES (Reuters) - Los países europeos instaron el jueves a sus ciudadanos a abandonar la ciudad de Bengasi, en el este de Libia, y Reino Unido citó una amenaza "específica e inminente" a los occidentales días después de un ataque letal de milicianos islamistas en la vecina Argelia.

Las autoridades no quisieron dar más detalles, pero Reino Unido ha advertido de una creciente amenaza integrista en el norte de África, zona a la que el primer ministro David Cameron ha llamado un "imán para los yihadistas".

El llamamiento para abandonar la segunda mayor ciudad de Libia molestó a las autoridades locales, que esperan atraer inversiones internacionales para reconstruir una infraestructura dañada e impulsar a la industria petrolera después de la revolución que derrocó a Muamar el Gadafi en 2011.

"Ahora estamos al tanto de una amenaza específica e inminente hacia occidentales en Bengasi, e instamos a cualquier ciudadano británico que permanezca allí en contra de nuestra recomendación a que deje la ciudad inmediatamente", indicó el Ministerio británico de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Advertencias similares fueron emitidas por las autoridades de Alemania y Holanda.

La semana pasada, al menos 38 rehenes murieron en un ataque contra una planta de gas en Argelia, cerca de la frontera con Libia, y hace 10 días comenzó una operación militar francesa en Mali.

El ministro de Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, describió la situación en Bengasi - cuna del alzamiento contra Gadafi - como "grave y delicada".

"La advertencia se hizo debido a una serie de fragmentos de información. Tenemos nuestras razones, pero no me gustaría hablar de detalles. La seguridad es lo más importante", dijo a los periodistas durante una visita a Lisboa.

OLA DE VIOLENCIA   Continuación...

 
Los países europeos instaron el jueves a sus ciudadanos a abandonar la ciudad de Bengasi, en el este de Libia, y Reino Unido citó una amenaza "específica e inminente" a los occidentales días después de un ataque letal de milicianos islamistas en la vecina Argelia. Imagen de la sangre en una escalera dentro de un edificio gubernamental tras un enfrentamiento entre manifestantes y policías en Bengasi el pasado 20 de diciembre. REUTERS/Esam Al-Fetori