El Gobierno de EEUU permitirá a las mujeres participar en combate

jueves 24 de enero de 2013 19:12 CET
 

WASHINGTON (Reuters) - El Pentágono anunció formalmente el jueves su decisión de levantar una veda a la participación de las mujeres en primera línea de combate, una medida considerada por sus partidarios como un paso histórico hacia la igualdad de género en el Ejército tras 11 años de guerras.

Existen importantes salvedades, y el cambio no sucederá de la noche a la mañana para las mujeres que ya sirven en las Fuerzas Armadas y que han sido desplegadas en Afganistán e Irak, donde han sido destinadas casi 300.000.

Pero la decisión del secretario de Defensa, Leon Panetta - con el apoyo del presidente Barack Obama -, inicia un proceso que crearía miles de empleos para mujeres en las Fuerzas Armadas y ampliará las oportunidades para avanzar en sus carreras.

"El objetivo del Departamento (de Defensa) al rescindir la medida es asegurar que la misión se logre con la gente más capaz y cualificada, sin importar su género", dijo Panetta en un comunicado.

Panetta tomó la decisión después de que los Jefes del Estado Mayor Conjunto concluyeran que era momento de avanzar con los esfuerzos para integrar a las mujeres "en la mayor medida posible", según el comunicado.

No estaba claro de inmediato qué papeles dentro de las Fuerzas Armadas seguirán cerrados para las mujeres. Un comunicado del Pentágono se refirió a la necesidad de convalidar estándares de rendimiento para ciertos puestos. La fuerza física, por ejemplo, sería uno de esos elementos.

Los servicios militares tendrán hasta el 15 de mayo para entregar un plan sobre cómo cumplirán la medida para 2016. En él se incluirá la rapidez con la que se abrirán los nuevos puestos y si los servicios buscarán exenciones para mantener algunos cargos cerrados para las mujeres.

La medida derriba otra barrera social en las Fuerzas Armadas estadounidenses, después de que el Pentágono anulara en 2011 la prohibición de que gays y lesbianas sirvan abiertamente en el Ejército.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, que presentó una demanda en noviembre para obligar al Pentágono a terminar con la prohibición, aplaudió la decisión, que anuló una política de 1994 que evitaba que las mujeres sirvieran en pequeñas unidades en el frente de combate.   Continuación...

 
El Pentágono anunció formalmente el jueves su decisión de levantar una veda a la participación de las mujeres en la primera línea de combate, una medida considerada por sus partidarios como un paso histórico hacia la igualdad de género en el Ejército después de 11 años seguidos de guerras. Imagen de archivo de una militar estadounidense en la localidad afgana de Marjah en agosto de 2010. REUTERS/Lance Cpl. Marionne T. Mangrum/U.S. Marine Corps/Handout