Fractura entre los islamistas en Mali antes del asalto africano

jueves 24 de enero de 2013 17:38 CET
 

MARKALA, Mali/DAKAR (Reuters) - La alianza de grupos integristas islámicos que ocupa el norte de Mali sufrió una fractura el jueves, mientras las tropas africanas y francesas preparan una gran ofensiva terrestre que pretende expulsar a Al Qaeda y sus aliados de sus refugios en el Sáhara.

Un antiguo negociador de los rebeldes de Ansar Dine que ayudaron a capturar el norte del país el año pasado dijo que ahora forma parte de un grupo nuevo que quiere negociar y rechazó la alianza de Ansar Dine con la franquicia de Al Qaeda en el norte de África (AQMI).

No está claro cuántos combatientes se han unido al nuevo Movimiento Islámico de Azawad (MIA), pero el anuncio animará a los negociadores internacionales, que llevan tiempo tratando de dividir a la alianza islamista, considerada una gran amenaza por parte de Washington y otros países occidentales y africanos.

"Tiene que haber un alto el fuego para que pueda haber negociaciones", dijo a Reuters Alghabass Ag Intallah, integrante de la tribu Tuareg, desde la localidad de Kidal, un bastión de Ansar Dine en el norte de Mali.

MIA va a centrar sus esfuerzos en conseguir la autonomía para la tierra de los tuareg en el desierto, agregó.

La alianza islamista tiene en sus manos las ciudades de Tombuctú, Gao y Kidal. Está formada por AQMI, su escisión Mujwa y el grupo islamista maliense Ansar Dine, con un total de unos 3.000 combatientes.

Desde hace casi dos semanas, cazas franceses han bombardeado las posiciones islamistas, sus vehículos y almacenes en el centro y norte de Mali mientras se congregan las tropas africanas para lanzar una intervención militar con apoyo de la ONU.

Los bombardeos frenaron el avance rebelde hacia el sur y la capital, Bamako. Tropas malienses y francesas también han recapturado varias localidades después de que los insurgentes hayan evitado hasta ahora un enfrentamiento abierto, abandonando sus vehículos y huyendo hacia las zonas de matorrales.

El jueves, un corresponsal de Reuters vio a unos 160 militares de Burkina Faso en la polvorienta localidad maliense de Markala - las primeras tropas de un país del oeste de África que enlazan con las malienses y francesas.   Continuación...

 
La alianza de grupos integristas islámicos que ocupa el norte de Mali sufrió una fractura el jueves, mientras las tropas africanas y francesas preparan una gran ofensiva terrestre que pretende expulsar a Al Qaeda y sus aliados de sus refugios en el Sáhara. Imagen de unos proyectiles supuestamente pertenecientes a rebeldes islamistas almacenados en el patio de una casa en el pueblo de Diabaly el 23 de enero después de que fuera recapturado por tropas francesas y malienses. REUTERS/Joe Penney