Los votantes israelíes castigan a Netanyahu, pero lo mantienen en el poder

miércoles 23 de enero de 2013 13:33 CET
 

JERUSALÉN (Reuters) - El líder israelí, Benjamin Netanyahu, consiguió una estrecha victoria en las elecciones del martes, pero los votantes descontentos con su gestión le dieron un apoyo masivo a un nuevo partido de centro, que obtuvo el segundo lugar, lo que obliga al primer ministro al desafío de formar una Gobierno de coalición.

Los comicios cristalizaron la demanda por una mayor atención a los temas domésticos por sobre las ambiciones de los políticos religiosos y ultraconservadores, y principalmente dejaron de lado temas como los planes nucleares de Irán y las aspiraciones de los palestinos.

El primer ministro de derecha se adjudicó la victoria después de que su partido Likud y su aliado ultranacionalista Yisrael Beitenu se quedaran con 31 de los 120 escaños del Parlamento, de acuerdo con el último recuento de votos.

El resultado lo convirtió en el mayor bloque legislativo, pese a perder 11 escaños. En total, los partidos religiosos y de derecha surgieron de las elecciones con casi la mitad de los escaños, lo que refleja un deterioro del dominio que Netanyahu disfrutó durante cuatro años.

El actual Gobierno del primer ministro se ha caracterizado por las fuertes tensiones con Irán y por un estancamiento en el proceso de paz con los palestinos.

"Un golpe para Netanyahu", decía el miércoles el titular del diario de mayor venta en Israel, Yedioth Ahronoth, expresando la sorpresa de los medios ante el repentino avance del partido Yesh Atid (Existe un Futuro), que obtuvo 19 asientos legislativos.

Yesh Atid y el Partido Laborista, de centroizquierda y tercero con 15 escaños, se vieron beneficiados por el resentimiento de una clase media laica ante la enorme carga tributaria que deben asumir por los subsidios para los judíos ultraortodoxos, que no están obligados a realizar el servicio militar.

Netanyahu, que en dos periodos como primer ministro ha contado con el apoyo de la comunidad religiosa, rápidamente buscó abrirse a sus oponentes al decirles que deseaba formar una coalición lo más amplia posible, un proceso que posiblemente llevará varias semanas.

Un importante miembro de Yesh Atid, liderado por el ex presentador de televisión Yair Lapid, dijo que el asunto de poner fin a las exenciones del servicio militar fue crucial para la plataforma del partido, al igual que reanudar las negociaciones de paz con los palestinos.   Continuación...

 
El líder israelí, Benjamin Netanyahu, consiguió una estrecha victoria en las elecciones del martes, pero los votantes descontentos con su gestión le dieron un apoyo masivo a un nuevo partido de centro, que obtuvo el segundo lugar, lo que obliga al primer ministro al desafío de formar una Gobierno de coalición. En la imagen, Netanyahu saluda a simpatizantes de su partido, el Likud, en Tel Aviv, el 23 de enero de 2013. REUTERS/Nir Elias