23 de enero de 2013 / 6:54 / hace 5 años

Netanyahu vuelve su foco hacia Irán tras una ajustada victoria electoral

JERUSALEN (Reuters) - El primer ministro Benjamin Netanyahu se ha atribuido la victoria en las elecciones israelíes, pese a que su bloque sufrió una pérdida de escaños inesperada ante el resurgimiento del centroizquierda, y ha prometido impedir que Irán adquiera armas nucleares.

El primer ministro Benjamin Netanyahu se ha atribuido la victoria en las elecciones israelíes, pese a que su bloque sufrió una pérdida de escaños inesperada ante el resurgimiento del centroizquierda, y ha prometido impedir que Irán adquiera armas nucleares. En la imagen, Netanyahu saluda a sus seguidores en la sede del partido Likud en Tel Aviv, el 23 de enero de 2013. REUTERS/Baz Ratner

Sin embargo, las elecciones del martes, que también decepcionaron a los ultraconservadores religiosos, podrían desviar el foco de Netanyahu de la confrontación con Teherán y la resistencia a las demandas palestinas, mientras la clase laica israelí demanda una nueva atención sobre asuntos domésticos.

Este giro podría llevar a Netanyahu a una relación menos problemática con su aliado clave, el presidente de EEUU Barack Obama, que también comenzó esta semana su nuevo mandato.

El recuento provisional el miércoles mostraba que el partido Likud y los ultranacionalistas de Yisrael Beiteneu continuarían siendo el bloque más grande en el Parlamento de 120 miembros pero sólo con 31 escaños, 11 menos que los 42 que tenía anteriormente.

Este resultado ponía a Netanyahu en el camino a su tercera legislatura, quizás al frente de una coalición de línea dura que promovería los asentamientos judíos en los territorios ocupados.

Pero su actuación debilitada en los comicios, que convocó con nueve meses de anticipación con la esperanza de conseguir un resultado sólido por su enfrentamiento con Irán, podría complicar sus esfuerzos por forjar una alianza con una mayoría estable y sustancial en el Parlamento.

El líder de 63 años prometió durante su campaña electoral centrarse en frenar las ambiciones nucleares de Irán, relegando el proceso de paz con los palestinos en la agenda pese a la preocupación occidental de mantener vigentes los intentos de hallar una solución.

En el discurso tras la votación, Netanyahu dijo que evitar que Irán tenga armas nucleares será la prioridad en el Gobierno que pretende formar.

“El Gobierno que construiremos estará basado en tres principios principales. Primero que todo, la fortaleza militar de cara a los grandes desafíos que enfrentamos. El primer desafío fue y continúa siendo evitar que Irán obtenga armas nucleares”, afirmó.

“TRIUNFO APLASTANTE”

El partido de centro Yesh Atid (Hay un futuro), encabezado por el ex presentador de televisión Yair Lapid, se ubicó en segundo lugar con unos 19 escaños, según las encuestas, un resultado sorprendente para un novato en la política israelí.

Lapid ganó apoyo entre votantes laicos de clase media al prometer resolver una creciente escasez de viviendas, abolir las exenciones del llamamiento al servicio militar para estudiantes del seminario y buscar una actualización del sistema educativo.

“Anticipábamos que podíamos perder algunos votos contra Lapid, pero no a este nivel. Esto fue un triunfo aplastante de Yesh Atid”, dijo a Reuters el asesor de campaña del Likud, Ronen Moshe.

El otrora dominante Partido Laborista, liderado por Shelly Yachimovich, obtendría el tercer puesto de las elecciones con 15 asientos en el Parlamento.

Un destacado legislador del Likud, Danny Danon, dijo a CNN: “Dialogaremos con todos los que estén dispuestos a unirse a nuestro gobierno, principalmente el partido de centro de Yair Lapid”.

Si el primer ministro puede tentar a Lapid con unirse a la coalición, los partidos ultraortodoxos que usualmente mantienen el equilibrio de poder en el Parlamento podrían perder algo de su influencia.

Tras una campaña sin brillo, los israelíes votaron en masa en un soleado día de invierno, registrando una participación de un 66,6 por ciento, la mayor desde 2003.

El partido de extrema derecha Hogar Judío, que se opone a un Estado palestino y aboga por anexionar partes de la ocupada Cisjordania, era un probable socio de coalición pese a que los resultados fueron peores a lo que se esperaba.

La mayor víctima de la elección fue el partido de centro Kadima, que no obtendría ningún escaño. Había logrado el mayor número de escaños en las elecciones de 2009, aunque su entonces líder Tzipi Livni fracasó a la hora de formar una coalición gobernante.

Los resultados de los comicios se conocerán el miércoles y los oficiales el 30 de enero. Después, el presidente Shimon Peres le solicitaría a Netanyahu, como líder del mayor grupo del Parlamento, que intente formar un Gobierno.

PREOCUPACION OCCIDENTAL

Reino Unido advirtió el martes que Israel estaba perdiendo apoyo internacional, al señalar que la idea de una solución al conflicto palestino-israelí con dos estados estaba prácticamente muerta debido a la expansión de los asentamientos judíos en territorios ocupados.

El diálogo mediado por Estados Unidos se rompió sólo un mes después de empezar en 2010. Desde entonces, Israel aceleró la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este -tierra que los palestinos quieren como su futuro Estado-, lo que provocó el enojo de aliados occidentales.

La relación del primer ministro con Obama ha sido tensa y Martin Indyk, un ex embajador de Washington en Israel, dijo a la BBC que la elección posiblemente no cambiara la situación.

“El presidente Obama no tiene altas expectativas de que haya un Gobierno en Israel comprometido con lograr la paz y ser capaz de hacer el tipo de concesiones difíciles y dolorosas necesarias para lograr una solución de dos Estados”, comentó.

Netanyahu ve el programa nuclear de Irán como una amenaza mortal para el Estado judío y prometió no dejar que Teherán construya una sola bomba nuclear, algo que según los expertos israelíes creen que podría suceder tan pronto como mediados del 2013 si la república islámica continúa enriqueciendo uranio.

La disputa fue apenas tenida en cuenta por los votantes durante la campaña electoral. Una encuesta en el diario Haaretz el viernes mostró que el 47 por ciento de los israelíes pensaba que los temas sociales y económicos eran más importantes, contra apenas el 10 por ciento que mencionó a Irán.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below