20 de enero de 2013 / 13:47 / hace 5 años

Los rebeldes de las FARC anuncian que ponen fin al alto el fuego

LA HABANA (Reuters) - Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron el domingo el fin de un alto el fuego unilateral que declararon al iniciarse las nuevas conversaciones de paz con el Gobierno hace dos meses, y advirtieron de que regresan a “la fase de guerra”.

El alto el fuego unilateral declarado por los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al comienzo de las conversaciones de paz con el Gobierno colombiano hace dos meses terminó el domingo después de que el Ejecutivo rechazara sumarse a la tregua, dijo el grupo insurgente. En la imagen, el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, en La Habana el 16 de ener ode 2013. REUTERS/Enrique De La Osa

El grupo insurgente dijo que pone fin al alto al fuego después que el Gobierno colombiano rechazó sumarse a la tregua.

“Con dolor en mi corazón, tengo que admitir que volvemos a la fase de guerra que nadie en este país quiere”, dijo el negociador jefe Iván Márquez a los periodistas antes de entrar en la última sesión de las negociaciones, destinadas a poner fin al sangriento y largo conflicto en el país sudamericano.

Las FARC declararon el alto al fuego el 19 de noviembre en La Habana, al inicio de las negociaciones, y le dieron al Gobierno dos meses para deponer las acciones armadas contra el grupo.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, rechazó el alto al fuego desde el principio, diciendo que el Gobierno seguiría con la presión militar para mantener a las FARC en la mesa de negociaciones.

Las autoridades colombianas habían calificado el cese al fuego como una farsa de las FARC para ganar apoyo internacional y han acusado a los rebeldes de continuar con sus ataques.

Las fuerzas gubernamentales han seguido atacando a rebeldes en sus bastiones en las remotas selvas y montañas de Colombia, y el Ejército dice que el grupo guerrillero podría estar planeando una nueva ofensiva.

Márquez no dio a conocer sus planes, pero instó a Santos a que reconsidere la decisión de no deponer las armas.

LARGA INSURGENCIA

Ambas partes se han enfrentado desde la formación de las FARC, un movimiento comunista agrario surgido en 1964 y que actualmente es el grupo insurgente más antiguo de América Latina.

Decenas de miles de muertos y millones de desplazados ha dejado un conflicto que a juicio de las FARC está destinado a poner fin a una larga historia de desigualdad social y concentración de la tierra y la riqueza en Colombia.

Las autoridades dicen que las FARC se encuentran debilitadas por el respaldado de Washington al Estado colombiano para combatir a los insurgentes, apoyo que se prolonga desde hace diez años.

Sin embargo, el grupo rebelde sigue teniendo unos 9.000 combatientes capaces de atentar contra la infraestructura colombiana y frenar los planes del Gobierno para aumentar la inversión extranjera en los sectores minero y petrolero.

La agenda de las conversaciones pide a ambas partes abordar una serie de asuntos difíciles, empezando por el desarrollo rural.

En los últimos días, los dos bandos han discrepado públicamente acerca de una propuesta de redistribución de tierras propuesta por las FARC, la cual busca entregar 25 millones de hectáreas, o más del 20 por ciento de las tierras del país, a los pobres.

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, pidió esta semana acelerar las conversaciones, que Santos desea que terminen en noviembre.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below