La cifra de muertos por la crisis de rehenes en Argelia crecerá

domingo 20 de enero de 2013 13:41 CET
 

ARGEL/AMENAS, Argelia (Reuters) - Argelia advirtió el domingo de que la cifra de muertos por el asedio a una planta de gas en el desierto aumentaría, después de que el asalto final a las instalaciones acabara con la vida de todos los islamistas que quedaban.

Reino Unido indicó que al menos tres de sus ciudadanos habían muerto en la crisis, que terminó cuando las fuerzas especiales argelinas irrumpieron en la planta de Amenas el sábado. Francia admitió que la cifra de muertos sería elevada, pero advirtió contra las críticas a la respuesta militar argelina, afirmando que se había enfrentado con una situación intolerable.

El Ministerio del Interior había informado el sábado de que 23 rehenes y 32 integristas murieron en los asaltos llevados a cabo por las fuerzas especiales argelinas para poner fin a la crisis, y que 107 rehenes extranjeros y 685 argelinos habían sido liberados.

Sin embargo, el ministro de Comunicación, Mohamed Said, dijo que ese número aumentaría cuando se conozcan más datos en las próximas horas. "Desgraciadamente, me temo que la cifra de muertos irá en aumento", dijo Said, citado por la agencia oficial de noticias APS.

Los detalles sobre lo que ocurrió están aflorando lentamente, en un momento en el que preocupa la escalada de violencia en el noroeste de África, donde las fuerzas francesas están luchando contra los islamistas en Mali.

En Londres, el primer ministro, David Cameron, dijo que había ciudadanos británicos entre los muertos.

"Trágicamente, sabemos que tres ciudadanos británicos han fallecido y tres más se cree que están muertos y también otro ciudadano se da por muerto", dijo Cameron en un comunicado televisado.

Ya se había confirmado que un británico había muerto cuando los hombres armados tomaron rehenes el miércoles en la planta, gestionada por la noruega Statoil junto con la británica BP y la compañía estatal de petróleo de Argelia.

El ataque de los islamistas ha puesto a prueba las relaciones de Argelia con el resto del mundo, expuesto la vulnerabilidad de las operaciones petroleras multinacionales en el Sáhara y llevado al radicalismo islamista en el norte de África al primer plano.   Continuación...

 
Argelia advirtió el domingo de que la cifra de muertos por el asedio a una planta de gas en el desierto aumentaría, después de que el asalto final a las instalaciones acabara con la vida de todos los islamistas que quedaban. En la imagen, un soldado argelino en un puesto de control que indica que quedan 10 km para la instalación de gas de Tigantourine el 19 de enero de 2013. REUTERS/Ramzi Boudina