El consumo de gasolina baja en España en 2012 y el precio sube

viernes 18 de enero de 2013 17:28 CET
 

MADRID (Reuters) - El consumo de carburantes en estaciones de servicio españolas bajó un 6 por ciento en 2012 en un contexto de recesión económica y elevado desempleo, y en un año en el que por contra los precios de venta subieron un 8 por ciento de media, según se desprende de un informe divulgado el viernes por el supervisor energético.

"A falta de la información de diciembre para completar el año, el consumo de carburantes registrará en 2012 la mayor caída anual desde el inicio de la crisis en 2007", dijo la Comisión Nacional de la Energía.

El regulador constata que, tras los máximos históricos alcanzados en los meses de agosto y septiembre, el precio evolucionó a la baja coincidiendo con anuncio de posibles medidas por parte del Gobierno.

"Tras el verano se inicia un abaratamiento progresivo de los precios, coincidiendo con el anuncio por parte del Gobierno acerca de la búsqueda de fórmulas que mejoren la competitividad en el sector", concluye el regulador.

Con todo, en el último mes del año los precios antes de impuestos superaron la media de la Unión Europea, "situándose por encima de nuestros principales socios europeos como Alemania, Francia o Reino Unido".

La CNE también observó que en diciembre se volvió a dar el denominado "efecto lunes", por el que los precios bajan dicho día para recuperar la corrección antes del jueves de la misma semana. La CNE recuerda que "el lunes es el día de la semana en el que se reportan precios para la comparación internacional".

El pasado septiembre, el Gobierno dijo que estudiaba medidas impositivas para reducir el precio de los carburantes gravando los márgenes empresariales de las estaciones de servicio, que se encuentran entre los más altos de la zona euro, y el ministro de Industria, José Manuel Soria, pidió expresamente a las petroleras que redujesen sus márgenes.

En un duro informe publicado en octubre, la Comisión Nacional de Competencia (CNC) tildó de "insuficiente" la competencia en un sector en el que la producción nacional de combustible está controlada por tres petroleras: Repsol, Cepsa y BP.

La CNC puso de manifiesto que desde el inicio de la crisis económica en 2007 hasta 2010, el margen bruto de la distribución en España ha aumentado alrededor de un 20 por ciento tanto en gasolina como en gasóleo.

Un día después, el ministro de Industria dijo que estudiaba seriamente las recomendaciones de los reguladores para fomentar una verdadera competencia en el sector de carburantes con el objetivo de rebajar el precio de las gasolinas.

 
El consumo de carburantes en estaciones de servicio españolas bajó un 6 por ciento en 2012 en un contexto de recesión económica y elevado desempleo, y en un año en el que por contra los precios de venta subieron un 8 por ciento de media, según se desprende de un informe divulgado el viernes por el supervisor energético. En la imagen de archivo, unos surtidores de gasolina en Cuevas del Becerro, cerca de Málaga, el 4 de marzo de 2011. REUTERS/Jon Nazca