Argelia acaba con el sitio en el desierto pero mueren decenas de rehenes

viernes 18 de enero de 2013 08:07 CET
 

ARGEL (Reuters) - Fuerzas argelinas irrumpieron en un complejo de gas en el desierto para liberar a cientos de rehenes pero 30 de ellos, incluidos varios occidentales, murieron en el asalto junto con al menos 11 de sus secuestradores islamistas, dijo una fuente de seguridad argelina a Reuters.

Los líderes occidentales cuyos compatriotas estaban entre los cautivos no disimularon su irritación por no haber sido informados antes de la incursión - y ante su desenlace sangriento. Empleados de Francia, Reino Unido y Japón estaban entre los muertos, dijo la fuente.

Un ingeniero irlandés que sobrevivió dijo que vio a cuatro jeeps llenos de rehenes volados por las tropas argelinas cuyos comandantes dijeron que entraron en acción unas 30 horas después de que comenzó el sitio debido a que los atacantes exigieron que se les permitiera llevar a sus rehenes al extranjero.

Y aunque con esto concluye una crisis que planteaba un serio dilema para París y sus socios, con las tropas francesas atacando a los aliados de los secuestradores en la vecina Mali, continúan interrogantes sobre la capacidad de Argelia para proteger vitales recursos energéticos y se tensaron sus relaciones con las potencias occidentales.

Dos japoneses, dos británicos y un ciudadano francés estaban entre los al menos siete extranjeros muertos, dijo la fuente a Reuters. Ocho rehenes que perdieron la vida eran argelinos. Las nacionalidades de los demás, así como de quizás decenas más que lograron escapar, no estaban claras. Unos 600 trabajadores argelinos locales, menos vigilados, sobrevivieron.

Catorce japoneses estaban entre los que se desconoce su paradero en las primeras horas del viernes, dijo su empresa nipona.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, canceló parte de su viaje en el sudeste de Asia, su primera gira al extranjero desde que asumió el cargo, y está considerando la posibilidad de volar a casa antes de tiempo debido a la crisis de los rehenes, dijo el viernes el portavoz del Gobierno de Japón.

"La acción de las fuerzas argelinas fue lamentable", dijo el secretario jefe del gabinete de Japón, Yoshihide Suga, quien agregó que Tokio no fue informado de la operación de antemano.

Estadounidenses, noruegos, rumanos y un austriaco también fueron mencionados por sus gobiernos como capturados por los extremistas islámicos que se hacían llamar el "Batallón de Sangre", y exigieron que Francia pusiera fin a su ofensiva de una semana en Mali.   Continuación...

 
Fuerzas argelinas irrumpieron en un complejo de gas en el desierto para liberar a cientos de rehenes pero 30 de ellos, incluidos varios occidentales, murieron en el asalto junto con al menos 11 de sus secuestradores islamistas, dijo una fuente de seguridad argelina a Reuters. En la imagen, directivos de la empresa Statoil noruega hablan con los medios de comunicación sobre la situación de los rehenes en Argelia, en Stavanger, el 17 de enero de 2013. REUTERS/Kent Skibstad/