17 de enero de 2013 / 22:16 / hace 5 años

Mueren 30 rehenes en el asalto al campo de gas en Argelia

Treinta rehenes murieron, entre ellos al menos siete extranjeros, durante una operación de rescate de las fuerzas argelinas en una planta gasífera en el desierto capturada por militantes islamistas, dijo una fuente de seguridad local, en una de las mayores crisis internacionales con rehenes en décadas. En la imagen, un cartel indicador de In Amenas, aunos 100 kilómetros de la frontera de Argelia y Libia, en esta imagen sin fecha proporcionada por la firma noruega de petróleo Statoil, el 16 de enero de 2013. ESTA IMAGEN HA SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO. REUTERS LA DISTRIBUYE, EXACTAMENTE COMO LA RECIBIÓ, COMO UN SERVICIO A SUS CLIENTES.

ARGEL (Reuters) - Treinta rehenes murieron, entre ellos al menos siete extranjeros, durante una operación de rescate de las fuerzas argelinas en una planta gasífera en el desierto capturada por militantes islamistas, dijo una fuente de seguridad local, en una de las mayores crisis internacionales con rehenes en décadas.

La fuente dijo a Reuters que entre los rehenes fallecidos había ocho argelinos, dos japoneses, dos británicos y un francés. La nacionalidad de los demás fallecidos no estaba clara.

También murieron al menos 11 militantes durante la operación militar, entre ellos dos argelinos -uno de ellos el líder de los secuestradores, Tahar Ben Cheneb-, tres egipcios, dos tunecinos, dos libios, un maliense y un ciudadano francés.

Otra fuente local dijo a Reuters que tres rehenes habían sido liberados por el Ejército en la operación, que terminó entrada la noche.

Las noticias sobre prisioneros fallecidos en el rápido desarrollo de acontecimientos generaron un coro de expresiones de inquietud por parte de líderes occidentales.

El pulso comenzó el miércoles de madrugada, cuando milicianos que se presentaron como el Batallón de Sangre tomaron las instalaciones. Dijeron tener a 41 extranjeros prisioneros y pidieron que Francia detuviera su operación militar contra otras milicianos islamistas vinculados a Al Qaeda en la vecina Mali.

La incursión elevó los temores a que yihadistas armados puedan lanzar nuevos ataques en Argelia, un amplio país desértico con grandes reservas de gas y petróleo, que se está recuperando de un largo conflicto con rebeldes islamistas en los años 90 en el que murieron unas 200.000 personas.

Medios de la región y diversas fuentes ofrecieron durante la tarde cifras contradictorias de rehenes fallecidos, liberados o retenidos, noticias que resultaban difíciles de confirmar.

Un trabajador argelino que logró escapar dijo a Reuters que los secuestradores dijeron a los rehenes que no lastimarían a los musulmanes pero podrían matar a los occidentales “cristianos e infieles”.

Por su parte, la agencia oficial de noticias APS dijo que cerca de la mitad de los rehenes habían sido liberados y que cerca de 600 trabajadores argelinos lograron escapar.

Reino Unido y Noruega, cuyas firmas petroleras BP y Statoil gestionan conjuntamente la planta con la petrolera estatal argelina Sonatrach, dijeron que habían sido informados por las autoridades argelinas de que había una operación militar en marcha.

Staoil dijo que estaba evacuando a 40 de sus trabajadores de otras instalaciones argelinas.

El primer ministro británico, David Cameron, llamó a su homólogo argelino para expresarle su preocupación por lo que describió como una “situación sumamente grave”, dijo un portavoz de su despacho.

“Los argelinos saben que nosotros habríamos preferido haber sido consultados de antemano”, declaró el portavoz.

SUBIENDO LAS APUESTAS

El incidente eleva notablemente la relevancia de la intervención de Francia contra los rebeldes vinculados a Al Qaeda en Mali, donde cientos de paracaidistas e infantes de marina galos están realizando una ofensiva en tierra sobre los insurgentes, tras ataques aéreos que comenzaron esta semana.

“Lo que ocurre en Argelia proporciona más evidencias de que mi decisión de intervenir en Mali estaba justificada”, dijo el presidente francés, François Hollande, agregando que los acontecimientos parecían haber dado un giro dramático del que todavía estaba esperando detalles.

El presidente había señalado antes que entre los rehenes había un número no identificado de ciudadanos franceses.

El ministro del Interior argelino, Daho Uld Kablia, dijo que los secuestradores están liderados por Mokjtar Belmojtar, un veterano guerrillero islamista que peleó contra las fuerzas soviéticas en Afganistán en los 80 y que fundó una agrupación en el Sáhara tras distanciarse de otros líderes locales de Al Qaeda.

El líder rebelde, apodado “El inalcanzable” por la inteligencia francesa y “señor Marlboro” por algunos locales por su negocio ilícito de venta de cigarrillos, no tiene vínculos conocidos con los insurgentes que capturaron localidades del norte de Mali el año pasado.

Antes del asalto, los secuestradores permitieron a algunos de los prisioneros hablar con los medios, en un aparente intento por elevar la presión sobre las fuerzas argelinas para que no accedieran al complejo.

Un rehén no identificado, que hizo declaraciones a la cadena France 24 bajo anonimato, dijo que los prisioneros habían sido obligados a portar cinturones con explosivos y que sus captores les habían amenazado con hacer estallar la instalación.

Dos rehenes, identificados como un británico y un irlandés, conversaron con el canal de televisión Al Yazira y pidieron a las fuerzas argelinas que se retiraran del área para evitar víctimas.

“Estamos recibiendo cuidado y tratamientos de nuestros secuestradores. El Ejército (argelino) no se ha retirado y están disparando hacia el complejo”, sostuvo el hombre británico.

“Hay unos 150 rehenes argelinos. Les decimos a todos que las negociaciones son una señal de fortaleza y que pueden evitar la pérdida de vidas”, declaró.

Irlanda dijo después que el rehén irlandés estaba entre los liberados.

No fue posible confirmar el número preciso y las nacionalidades de los rehenes extranjeros, ya que algunos países eran reacios a revelar información que podría ser útil para los secuestradores.

Reino Unido dijo que uno de sus ciudadanos murió al inicio de la crisis el miércoles y que otros británicos estaban retenidos.

Los milicianos dijeron que siete estadounidenses estaban entre sus rehenes, una cifra que las autoridades en Washington no confirmaron.

Por otro lado, la petrolera española Cepsa dijo haber iniciado la evacuación de su personal en otras zonas de Argelia, un país miembro de la OPEP.

/Por Lamine Chikhi/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below