Francia confía en las autoridades argelinas para resolver la crisis

jueves 17 de enero de 2013 12:53 CET
 

PARIS/BRUSELAS (Reuters) - Francia tiene una confianza total en que el Gobierno argelino resolverá la situación en la planta de gas en el desierto donde permanecen retenidos docenas de rehenes occidentales y argelinos, dijo el jueves el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian.

Le Drian dijo que viajará a Berlín en las próximas horas para hablar con su homólogo alemán sobre la campaña militar francesa contra los rebeldes islámicos en Mali. Los secuestradores en Argelia han exigido el fin de la campaña francesa en Mali.

Le Drian dijo a los periodistas que había ahora 1.400 soldados franceses en Mali. Una batalla entre soldados franceses y combatientes rebeldes se estaba desarrollando en la ciudad de Diabaly y probablemente continuará el viernes.

MISIÓN DE LA UE

Los gobiernos de la Unión Europea aprobaron el jueves un plan para enviar A centenares de militares para entrenar a las fuerzas de Mali que luchan contra los rebeldes islamistas en una guerra civil que ha traspasado sus fronteras, dijo un diplomático de la UE.

Diplomáticos de alto rango de los 27 gobiernos de la UE tomaron la decisión de enviar una misión de formación, que ya estaba prevista desde hace semanas, poco antes de la celebración de una reunión de emergencia de los ministros de Exteriores del bloque en Bruselas para tratar la crisis en el Sáhara.

"(Los embajadores) han llegado a un acuerdo", dijo un diplomático de la UE.

La misión incluirá a unos 200 formadores militares y algunos miembros de seguridad.

 
Francia tiene una confianza total en que el Gobierno argelino resolverá la situación en la planta de gas en el desierto donde permanecen retenidos docenas de rehenes occidentales y argelinos, dijo el jueves el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian. En la imagen, el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, abandona el Palacio del Elíseo en París tras una reunión sobre la situación en Mali, el 14 de enero de 2013. REUTERS/Philippe Wojazer