Un ataque suicida causa 15 muertos en la ciudad iraquí de Kirkuk

miércoles 16 de enero de 2013 15:28 CET
 

KIRKUK, Irak (Reuters) - Al menos 15 personas murieron el miércoles en Irak cuando un atacante suicida detonó un camión atestado con explosivos fuera de la sede de un partido kurdo en Kirkuk, la ciudad que está en el centro de una disputa entre el Gobierno central de Bagdad y la región autónoma de Kurdistán.

Transeúntes y policías ayudaron a sacar a los supervivientes de entre los escombros y vehículos dañados, después de que la poderosa explosión destruyera locales de una calle comercial en Kirkuk, cerca de las oficinas del Partido Democrático de Kurdistán (KDP, por sus siglas en inglés).

El atentado se produjo en momentos en que el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, está involucrado en una enconada disputa con la comunidad kurda del norte del país por unos disputados yacimientos de petróleo.

El líder iraquí, que pertenece a la mayoría musulmana chií, también afronta airadas protestas de suníes en la provincia occidental de Anbar que están exigiendo su renuncia.

"Un atacante suicida que conducía un camión lleno de explosivos detonó su carga fuera de las oficinas del KDP. Es un área abarrotada, decenas murieron y muchos quedaron heridos", dijo a Reuters el brigadier de la policía Sarhat Qadir.

Responsables de salud y de la policía kurdos dijeron que al menos 15 personas perdieron la vida y que más de 100 resultaron heridas.

Otras tres personas murieron el miércoles y unas 37 quedaron heridas tras otro atentado con bomba ocurrido en la sede de un partido kurdo rival en la localidad de Tuz Khurmato, ubicada a unos 170 kilómetros al norte de Bagdad.

/Por Mustafa Mahmoud/

 
Al menos 15 personas murieron el miércoles en Irak cuando un atacante suicida detonó un camión atestado con explosivos fuera de la sede de un partido kurdo en Kirkuk, la ciudad que está en el centro de una disputa entre el Gobierno central de Bagdad y la región autónoma de Kurdistán. En la imagen, personal de protección civil iraquí revisa un edificio dañado por un atentado suicida en Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad, el 16 de enero de 2013. REUTERS/Ako Rasheed