Urdangarin alega que los contratos eran correctos para evitar la fianza

martes 15 de enero de 2013 13:41 CET
 

MADRID (Reuters) - El yerno del rey de España, Iñaki Urdangarin, investigado judicialmente en un caso de corrupción, sostiene que los contratos que firmó su fundación con diferentes administraciones públicas fueron correctos y que no cometió delito alguno, de acuerdo con un escrito presentado para evitar el pago de una fianza millonaria que fue citado por medios.

Mario Pascual Vives, abogado de Urdangarin, presentó el martes el escrito de alegaciones en el que se opone a la fianza de casi 8,2 millones de euros que exige la Fiscalía al duque de Palma y a su socio y sobre la que decidirá en los próximos días el juez de Palma de Mallorca que investiga el caso.

En el documento se dice que las contrataciones realizadas por el Instituto Nóos que presidía Urdangarin fueron correctas y que su cliente no ocupaba más que una mera "función representativa" en la institución - acusada de desviar fraudulentamente hasta casi seis millones recibidos de los gobiernos balear y valenciano entre 2004 y 2007 -, según declaraciones de Pascual Vives a medios citadas por el diario El Mundo.

Una portavoz del despacho del abogado dijo a Reuters que de momento no estaba disponible para hacer comentarios.

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado imponer una fianza de 8,18 millones de euros de responsabilidad civil pecuniaria a Urdangarin y su socio, Diego Torres, imputado en el mismo caso, para cubrir posibles responsabilidades económicas derivadas de la causa.

Pascual Vives se mostró confiado en que el juez que instruye el caso rechace la fianza que solicita en la misma cuantía la acusación particular, representada por el sindicato Manos Limpias, agregaron las noticias.

La imputación de Urdangarin por corrupción ha sido uno de los reveses más importantes que ha sufrido la Casa Real en los últimos años y que han llevado a un considerable descenso de la popularidad de la monarquía en un país agobiado por la crisis económica.

 
El yerno del rey de España, Iñaki Urdangarin, investigado judicialmente en un caso de corrupción, sostiene que los contratos que firmó su fundación con diferentes administraciones públicas fueron correctos y que no cometió delito alguno, de acuerdo con un escrito presentado para evitar el pago de una fianza millonaria que fue citado por medios. Imagen de archivo de Urdangarin en el funeral de su padre celebrado en mayo del año pasado en Vitoria. REUTERS/Vincent West