Estrasburgo confirma la ilegalización de ANV

martes 15 de enero de 2013 13:05 CET
 

MADRID (Reuters) - El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha validado la ilegalización del partido de la izquierda independentista vasca ANV por parte de la justicia española, al considerar que no conllevó una violación de la libertad de expresión ni de asociación, de acuerdo con una sentencia conocida el martes.

El tribunal con sede en Estrasburgo ratifica los argumentos del Tribunal Supremo español, que ilegalizó ANV en 2008 por sus relaciones políticas y financieras con Batasuna, la principal formación de la izquierda independentista vasca - que a su vez fue ilegalizada en 2002 por considerársela parte del entramado de ETA - y su no condena de la violencia de la banda armada.

"El Tribunal (...) no ve ninguna razón para alejarse del razonamiento seguido por el Tribunal Supremo para concluir la existencia de un vínculo entre la parte peticionaria (ANV) y Batasuna/ETA", dijo la sentencia de la corte de Estrasburgo en francés.

"Estima que la disolución siguió varios objetivos legítimos enumerados en el artículo 11 de la Convención, especialmente el de mantener la seguridad pública, defender el orden y la protección de los derechos y libertades de otros", agrego.

Eusko Abertzale Ekintza - Acción Nacionalista Vasca (EAE-ANV), un partido 'abertzale' fundado en 1930, tuvo una presencia política mínima en el País Vasco desde la Transición hasta que se reactivó en 2003, después de la ilegalización de Batasuna por sus vínculos con ETA.

El Supremo acordó su ilegalización en 2008, un año después de que pudiera presentar algunas listas a las elecciones municipales del País Vasco, en una decisión que fue corroborada al año siguiente por el Tribunal Constitucional.

Ese mismo año 2009 el partido acudió al tribunal europeo, argumentando que su disolución violó su derecho a la libertad de expresión y de asociación.

 
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha validado la ilegalización del partido de la izquierda independentista vasca ANV por parte de la justicia española, al considerar que no conllevó una violación de la libertad de expresión ni de asociación, de acuerdo con una sentencia conocida el martes. En la imagen, un manifestante con una bandera vasca gigante en una protesta de ANV en Pamplona el 12 de octubre de 2007. REUTERS/Vincent West