Escalada de violencia en Grecia con un ataque a la sede de Samaras

lunes 14 de enero de 2013 14:09 CET
 

ATENAS (Reuters) - Atacantes sin identificar abrieron fuego con un Kalashnikov sobre la sede del partido Nueva Democracia del primer ministro, el conservador Antonis Samaras, el lunes por la mañana, un suceso calificado por el Gobierno de preocupante escalada de la violencia política.

La policía dijo que una bala rompió la ventana del despacho de Samaras, pero que nadie resultó herido.

El ataque de madrugada sigue a una serie de ataques con bombas de fabricación casera contra periodistas y políticos la semana pasada, algunos de los cuales han sido reivindicados por grupos de izquierda indignados con ll profunda crisis financiera del país.

Grecia está hundida en el sexto año de una recesión que ha alimentado la ira contra los prestamistas internacionales y la clase política, a la que los ciudadanos culpan de llevar al país al borde de la bancarrota.

El portavoz gubernamental Simos Kedikoglou condenó el ataque del lunes, y dijo que era inédito incluso un ataque simbólico contra el primer ministro.

"Esta es una nueva y preocupante escalada en el intento de crear terror en nuestra sociedad", afirmó.

La violencia política no es infrecuente en Grecia, pero sí que lo son los ataques mortales.

Las autoridades dijeron que Samaras ya no usa su despacho en la sede del partido en la avenida Syngrou, cerca del centro de Atenas, y que no se encontraba en el lugar en el momento del tiroteo.

"Hacia las 3 AM (01:00 GMT), los guardias vieron a dos hombres saliendo de un coche negro y disparando al edificio con un Kalashnikov, que a esa hora estaba vacío", dijo un policía que habló a condición de no ser identificado.   Continuación...

 
Atacantes sin identificar abrieron fuego con un Kalashnikov sobre la sede del partido Nueva Democracia del primer ministro, el conservador Antonis Samaras, el lunes por la mañana, un suceso calificado por el Gobierno de preocupante escalada de la violencia política. En la imagen, un policía camina frente a la sede del partido Nueva Democracia en Atenas, el 14 de enero de 2013. REUTERS/Yorgos Karahalis