Francia continúa con los ataques en Mali y envía tropas a Bamako

sábado 12 de enero de 2013 14:04 CET
 

PARIS (Reuters) - Las fuerzas francesas llevaron a cabo un segundo día de ofensivas aéreas contra rebeldes islamistas el sábado y enviaron tropas para proteger la capital Bamako en una operación que implicó a varios cientos de soldados, dijo el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

Un piloto francés murió el viernes cuando su helicóptero fue atacado durante una ofensiva aérea cerca de la ciudad de Mopti, cuando Francia comenzaba una operación para ayudar al gobierno de Mali a detener el avance hacia el sur de los rebeldes que ya controlan gran parte del norte, afirmó.

La operación tenía como objetivo una columna de rebeldes que se dirigían a Mopti, agregó.

"En este intenso combate, tristemente, uno de nuestros pilotos (...) fue mortalmente herido. Fue evacuado al centro médico más cercano antes de morir a causa de sus heridas", dijo Le Drian en una conferencia de prensa.

Señaló que Francia había enviado fuerzas especiales a Mopti para preparar el terreno y después se mandaron "varios cientos" de efectivos a Bamako el viernes para proteger la capital.

Francia tenía aviones de combate Rafale a la espera de ser desplegados, según Le Drian. El presidente François Hollande iba a mantener una reunión con responsables de defensa a las 3 p.m. (1400GMT).

Le Drian dijo que la misión de las fuerzas francesas en Somalia para intentar rescatar a un agente secreto francés retenido como rehén desde 2009 no estaba relacionada con la intervención en Mali.

Se cree que el rehén, Denis Allex, ha muerto en la misión junto a otro soldado. Otro segundo soldado estaba desaparecido.

/Por John Irish/

 
Las fuerzas francesas llevaron a cabo un segundo día de ofensivas aéreas contra rebeldes islamistas el sábado y enviaron tropas para proteger la capital Bamako en una operación que implicó a varios cientos de soldados, dijo el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian. En la imagen, vehículos y peatones cruzan un puente en Bamako, el 12 de enero de 2013. REUTERS/Joe Penney