Grecia aprueba un aumento de impuestos para calmar a prestamistas extranjeros

sábado 12 de enero de 2013 11:46 CET
 

ATENAS (Reuters) - El Parlamento griego ha aprobado una serie de impopulares alzas de impuestos para aumentar los ingresos del Gobierno, una de las principales condiciones para seguir recibiendo ayuda de sus prestamistas extranjeros.

En una sesión que se extendió hasta la madrugada del sábado, una cómoda mayoría de los diputados votaron a favor del proyecto de ley, que la oposición dijo era otro ataque contra la clase media de Grecia.

En los artículos clave del proyecto, 163 de 300 parlamentarios votaron a favor.

El proyecto de ley elimina muchas exenciones tributarias, aumenta impuestos a la propiedad y ganancias corporativas, y aplica un arancel de ganancias de capital a la venta de acciones, con la esperanza de generar cerca de 2.500 millones de euros en ingresos adicionales en 2013 y 2014.

"Es un proyecto de necesidad y responsabilidad fiscal, necesario para que nosotros recibamos el próximo tramo del rescate", dijo el ministro de Finanzas, Yannis Stournaras, a legisladores.

La reforma tributaria es parte de un paquete de austeridad de 13.500 millones de euros que Atenas aprobó en noviembre para calificar para nuevas entregas de los fondos del rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional y evitar la bancarrota.

La aprobación del proyecto de ley en el Parlamento era una de las condiciones que Atenas debía cumplir para recibir 14.700 millones de euros adicionales del rescate antes de fines de marzo, además de los 34.300 millones de euros que los prestamistas liberaron el mes pasado.

Pero se espera que la reforma aumente la presión sobre los presupuestos familiares, golpeados por la campaña de austeridad, y que presione a la economía que entra en su sexto año consecutivo de recesión. Se espera que la economía se contraiga un 4,5 por ciento este año.

Los diputados de oposición criticaron el proyecto de ley como otro intento del Gobierno por castigar a la clase media en lugar de perseguir a quienes evaden impuestos y a los ricos.

"Este es un proyecto de ley que pone en acción un plan de miseria. 700.000 griegos no pueden pagar sus cuentas de electricidad, hay 3 millones de personas pobres en nuestro país y un 57 por ciento de nuestros jóvenes está desempleado", dijo Panos Kammenos, jefe del partido Griegos Independientes, que se opone al rescate internacional.

 
El Parlamento griego ha aprobado una serie de impopulares alzas de impuestos para aumentar los ingresos del Gobierno, una de las principales condiciones para seguir recibiendo ayuda de sus prestamistas extranjeros. En la imagen, el primer ministro griego, Antonis Samaras, durante una rueda de prensa en Atenas, el 9 de enero de 2013. REUTERS/John Kolesidis