La financiación de España, segura si la rentabilidad sigue siendo atractiva

viernes 11 de enero de 2013 18:07 CET
 

LONDRES (Reuters) - España debería ser capaz de cumplir con sus masivas necesidades de financiación en 2013 gracias al voraz apetito de los inversores que no se pueden permitir perderse los jugosos tipos de interés pagados por los bonos españoles.

Algunos inversores internacionales, pese al importante endeudamiento y pobre crecimiento español, están comenzando a comprar más deuda; están seguros que si las cosas van mal el Banco Central Europeo llegará en ayuda- pero también saben que sin deuda española en sus carteras tendrán que luchar para lograr sus objetivos de rentabilidad.

"Si rebajas tu posición en deuda española te estás quitando un activo que paga una rentabilidad del 5 por ciento y lo reemplazas por deuda alemana que paga el 1,5 por ciento", dijo Ian Stealey, co-manager de JP Morgan Strategic Bond Fund.

Desde que el presidente del Banco Central Europea, Mario Draghi, prometió "hacer todo lo necesario para preservar el euro", España ha luchado para evitar quedarse sin la capacidad de pedir prestado a los inversores.

El bono español a 10 años que tocó el 7,8 por ciento en julio ahora cotiza con una rentabilidad del 4,9 por ciento. En los ocho primeros días de 2013, la rentabilidad ha caído 37 puntos básicos.

Sin embargo, con los bancos locales saciados de deuda española, el apoyo de los inversores internacionales es crucial si España quiere mantener sus costes bajo control en un duro ejercicio en el que sus necesidades de liquidez a largo plazo crecerán un 7,6 por ciento hasta los 121.000 millones de euros.

El BCE ha prometido que si España pide un programa de rescate comprará bonos con vencimiento inferior a tres años para mantener los costes a raya, pero Madrid ha conseguido hasta ahora evitar el quebranto político que supondría pedir ayuda externa.

Incluso así, sólo la promesa del BCE ha sido suficiente para convencer a los gestores de fondos internacionales de que, en un momento donde el retorno de las inversiones en los activos con menor riesgo ha sido realmente bajos, las altas rentabilidades para la deuda española son demasiado buenas para dejarlo pasar.

Para aquellos que quieren batir el comportamiento de los índices, muchos de los cuales todavía incluyen deuda pública española, la promesa del BCE de entrar en escena ha hecho que el peor escenario del rescate de España sea menos probable.   Continuación...

 
España debería ser capaz de cumplir con sus masivas necesidades de financiación en 2013 gracias al voraz apetito de los inversores que no se pueden permitir perderse los jugosos tipos de interés pagados por los bonos españoles. En la imagen, un operador observa las pantallas de una subasta de bonos en Madrid, el 13 de diciembre de 2012. REUTERS/Sergio Pérez