Una fuerte tormenta de invierno genera devastación en Siria y sus vecinos

miércoles 9 de enero de 2013 16:34 CET
 

BEIRUT (Reuters) - La peor tormenta de invierno en dos décadas azotó esta semana el este del mar Mediterráneo, provocando destrucción y muerte en Siria y sus vecinos, que ya están lidiando con una crisis de refugiados debido a la guerra civil en el país.

Activistas de la oposición en Siria -donde la guerra a llevado a cientos de miles de personas a huir de sus hogares y ha cortado el acceso a alimentos, energía y combustibles en ciudades y pueblos enteros- dijeron que docenas de personas murieron en cuatro días de clima extremo.

Al menos 17 personas también fallecieron debido a la tormenta en Líbano, Jordania, Turquía, Israel y los territorios palestinos. En algunas áreas, las escuelas han permanecido cerradas durante días, los campos de refugiados se han inundado, y algunos pueblos remotos quedaron aislados.

Las agencias meteorológicas de Israel y Líbano la calificaron como la peor tormenta en 20 años en la región.

La nevada en la capital siria, Damasco, y en la importante ciudad de Alepo en el norte del país no detuvieron los enfrentamientos entre los insurgentes y las fuerzas leales al presidente Bashar el Asad, que han causado la muerte de más de 60.000 personas en los últimos 21 meses.

Abu Othman, un activista de la oposición siria ubicado en suburbios del este de Damasco, donde las temperaturas llegaron a 6 grados Celsius bajo cero el martes por la noche, dijo que no había habido descanso en las luchas callejeras y los bombardeos, aunque el clima había al menos detenido los ataques aéreos por parte de las fuerzas de Asad.

"Nuestras condiciones están empeorando cada vez más con esta tormenta. Todos se están congelando, no hay nada con qué calentarnos. Hay un creciente problema de alimentos debido a que la lluvia y ahora la nieve han hecho muy peligrosas las condiciones en las carreteras", dijo el activista a través de una conexión por satélite a Internet.

En el norte de Siria, civiles desplazados estaban refugiándose en cuevas para mantenerse secos, dijo Fadi Yasin, un activista de la provincia noroccidental de Idlib, una de las primeras zonas en las que protestas pacíficas se convirtieron en una rebelión armada al inicio del conflicto.

Miles de personas que perdieron sus casas en bombardeos o huyeron por los combates se han trasladado a Ciudades Muertas, unos 700 establecimientos abandonados en Siria que quedaron del período Bizantino, agregó Yasin.   Continuación...

 
La peor tormenta de invierno en dos décadas azotó esta semana el este del mar Mediterráneo, provocando destrucción y muerte en Siria y sus vecinos, que ya están lidiando con una crisis de refugiados debido a la guerra civil en el país. En la imagen, refugiados sirios en un campo cubierto de nieve en Al Marj, en el valle de Bekaa, el 9 de enero de 2013. REUTERS/Afif Diab