Bronca ante un periódico liberal chino por la censura en los medios

martes 8 de enero de 2013 15:34 CET
 

GUANGZHOU, China (Reuters) - La policía china tuvo que intervenir a las puertas de un destacado semanario en el sur de Guangzhou el martes, en un momento en el que las autoridades del Partido Comunista dan muestras de una postura más estricta con los periodistas que desafíen la censura oficial.

Una multitud se congregó por segundo día a las puertas del Southern Weekly, una publicación liberal que se ha visto implicada en una revuelta abierta y muy simbólica contra el control de la prensa en Guangdong, la provincia más próspera y liberal del país, pero muchos periodistas se mostraron reacios a llamarlo una huelga en toda regla.

Guangdong fue el lugar donde nacieron las reformas que hace tres décadas impulsaron a China a convertirse en la segunda mayor economía del mundo. La forma en que el Partido Comunista responda a la batalla del rotativo contra la intromisión de las autoridades propagandísticas será un indicador clave de las inclinaciones reformistas del nuevo líder del partido, Xi Jinping.

Los disturbios surgieron después de que defensores del periódico, que se publica los jueves, gritaran y se pelearan con un pequeño grupo de izquierdas que llevaba carteles del presidente Mao Zedong y pancartas en las que se denunciaba que el Southern Weekly era "un periódico traidor" por desafiar al partido.

"Estas personas (de izquierda) son agitadores pagados por el Gobierno, que tergiversan la verdad con propaganda. Tenemos que hacer algo al respecto", dijo el manifestante pro libertad de prensa Cheng Qiubo.

Docenas de agentes tuvieron que intervenir, aunque se permitió que prosiguieran las protestas. Dos técnicos con una escalera intentaron instalar una cámara en la rama de un árbol a las puertas del periódico, pero fueron rodeados rápidamente por la multitud que les forzó a abandonar su intento.

El impase en el Southern Weekly, considerado desde hace tiempo un refugio del periodismo independiente y de profundidad en un panorama mediático controlado por el Estado, ha derivado en un tema que ha ocupado las redes sociales y ha alimentado las demandas para que la nueva dirección del partido garantice la libertad de prensa.

El caso comenzó la semana pasada cuando los periodistas del semanario acusaron a los censores de sustituir su carta de Año Nuevo a los lectores, en la que pedía un gobierno constitucional, por otra en la que se elogiaban los logros del partido.

Varios manifestantes fueron llevados a comisaría para ser interrogados, según una mujer conocida por su nombre de bloguera Ran Xiang JieJie, que dijo que tenía como intención servir de "intimidación" a otro tipo de activismo.   Continuación...

 
La policía china tuvo que intervenir a las puertas de un destacado semanario en el sur de Guangzhou el martes, en un momento en el que las autoridades del Partido Comunista dan muestras de una postura más estricta con los periodistas que desafíen la censura oficial. En la imagen,varios manifestantes ante el Southern Weekly de Guangzhou el 8 de enero de 2013. REUTERS/James Pomfret