Quinta noche de disturbios en Irlanda del Norte

martes 8 de enero de 2013 09:37 CET
 

BELFAST (Reuters) - La policía volvió a enfrentarse a alborotadores el lunes, en la quinta noche de violencia en Irlanda del Norte, mientras el jefe provincial de la policía pidió a padres y políticos que actúen para frenar los disturbios en las calles de Belfast.

Son los peores disturbios en la provincia bajo control británico desde los acuerdos de paz del Viernes Santo de 1998 que acabaron con 30 años de conflicto entre los católicos que quieren la unión con Irlanda contra las fuerzas de seguridad y los protestantes que quieren seguir en Reino Unido.

La violencia comenzó tras la decisión del Ayuntamiento de Belfast - dominado por políticos republicanos pro-irlandeses - de acabar con la tradición centenaria de que la bandera británica ondeara en el edificio municipal.

El lunes, el ayuntamiento se reunió por primera vez tras la decisión adoptada el mes pasado mientras en el exterior se celebró una manifestación pacífica de protesta.

Pero después, en la zona este de la capital provincial en la que comunidades rivales de protestantes y católicos viven juntos, unas 200 personas lanzaron cócteles molotov, fuegos artificiales y bombas de pintura a la policía, que respondió con cañones de agua.

El jefe provincial de la policía había pedido anteriormente que los organizadores políticos y los padres de los jóvenes implicados en la violencia - algunos de solo 10 años - los controlen.

"Como comisario jefe, estoy tomando el paso inusual de pedir directamente que las protestas, si no terminan, den un paso atrás para que la violencia termine y se escuchen las voces responsables", dijo Matt Baggott en una rueda de prensa.

Baggott dijo que miembros de grupos unionistas probritánicos, que cesaron las hostilidades en los últimos años, estaban aprovechando y en algunos casos instigando los disturbios.

Hasta ahora los grupos republicanos violentos, responsables del asesinato de tres policías y dos soldados desde 2009, no han reaccionado a las protestas.

Unas 3.600 personas murieron durante los 30 años de los llamados "troubles" en Irlanda del Norte antes de los acuerdos de paz de 1998.

 
La policía volvió a enfrentarse a alborotadores el lunes, en la quinta noche de violencia en Irlanda del Norte, mientras el jefe provincial de la policía pidió a padres y políticos que actúen para frenar los disturbios en las calles de Belfast. En la imagen del 7 de enero se puede ver a manifestantes protestantes unionistas delante de los antidisturbios ante el Ayuntamiento de Belfast. REUTERS/Cathal McNaughton