Un desafiante Asad insta a los sirios a "defender la nación"

domingo 6 de enero de 2013 12:52 CET
 

BEIRUT (Reuters) - El presidente sirio, Bashar el Asad, hizo el domingo una desafiante llamada a la movilización nacional en una "guerra para defender la nación", describiendo a los rebeldes que luchan en su contra como terroristas y agentes de potencias extranjeras con los que es imposible negociar.

El líder sirio ofreció su primer discurso con público desde junio del año pasado, y su primera intervención pública desde una entrevista emitida en televisión en noviembre, en un teatro de ópera del centro de Damasco abarrotado de entusiasmados seguidores.

Asad desveló lo que describió como una iniciativa de paz por poner fin a los 21 meses de alzamiento. Pero es seguro que la propuesta, que incluye una conferencia de reconciliación que excluiría a "aquellos que han traicionado a Siria", será rechazada por sus enemigos, que ya han dicho que no negociarán a menos que el presidente deje el poder.

Asad habló confiado durante una hora ante los vítores de una multitud de personas leales, que le interrumpieron en ocasiones para gritar y aplaudir, llegando a alzar los puños y corear "¡Con sangre y alma nos sacrificamos por ti, oh Bashar!" en un momento dado.

Al final del discurso, los asistentes corrieron al escenario, rodeando al presidente y coreando "¡Dios, Siria y Bashar es suficiente" mientras un sonriente Asad saludaba y era escoltado a la salida.

"Ahora estamos en un estado de guerra en todo el sentido de la palabra", dijo Asad. "Ésta guerra ataca a Siria utilizando a un puñado de sirios y muchos extranjeros. Por tanto, ésta es una guerra para defender a la nación".

"Nos reunimos hoy y el sufrimiento es insoportable en tierra siria. No hay lugar para la alegría mientras la seguridad y la estabilidad están ausentes de las calles de nuestro país", dijo Asad. "La nación es para todos y todos debemos protegerla".

Naciones Unidas estima que 60.000 personas han muerto en la guerra civil en Siria, que ha llevado los combates hasta los aledaños de la capital.

 
El presidente sirio, Bashar el Asad, hizo el domingo una desafiante llamada a la movilización nacional en una "guerra para defender la nación", describiendo a los rebeldes que luchan en su contra como terroristas y agentes de potencias extranjeras con los que es imposible negociar. En la imagen, el presidente sirio Bashar el Asad en la Ópera de Damasco, en una escena fija obtenida de un vídeo, el 6 de enero de 2013. REUTERS/Syrian TV SÓLO PARA USO EDITORIAL, NI VENTAS NI ARCHIVOS NI PARA SU VENTA PARA CAMPAÑAS DE MARKETING O PUBLICIDAD. ESTA IMAGEN HA SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO. REUTERS LA DISTRIBUYE, EXACTAMENTE COMO LA RECIBIÓ, COMO UN SERVICIO A SUS CLIENTES.