El Chavismo da muestra de unidad con un espaldarazo al polémico jefe del Parlamento

domingo 6 de enero de 2013 11:32 CET
 

CARACAS (Reuters) - El Gobierno venezolano mandó el sábado un mensaje de unidad con la reelección del polémico militar Diosdado Cabello como jefe del Parlamento, un acto que convocó a la plana mayor de la "revolución socialista" medio de la creciente incertidumbre sobre la delicada salud del presidente Hugo Chávez.

Con gritos, aplausos y vítores, la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional reeligió por unanimidad al teniente Cabello, de 49 años, quien se mantiene en una posición estratégica para asumir el mando de la nación petrolera si el cáncer incapacita a Chávez y deben convocarse nuevas elecciones.

"Juro ser carta cabal, lealtad suprema en todo aquello que me toque, defender la patria y sus instituciones, esta revolución hermosa que lleva adelante nuestro comandante Hugo Chávez Frías. Lo juro", dijo, solemne, el también primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La inusual asistencia al evento de los pesos pesados del proceso -encabezados por el vicepresidente y sucesor político designado por Chávez, Nicolás Maduro, el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, y el alto mando militar- quiso disipar los rumores de tensiones internas en las heterogéneas corrientes del chavismo.

El Parlamento tiene un papel clave en medio de la incierta condición de Chávez.

Aunque el mandatario fue reelegido en octubre con amplia mayoría, si no estuviera en condiciones de asumir la presidencia será el legislativo quien determine su eventual "ausencia definitiva" y Cabello asumiría temporalmente el poder para convocar nuevas elecciones.

La Constitución venezolana especifica que el mandatario electo debe asumir su cargo el 10 de enero, escenario que parece poco probable debido al complicado postoperatorio que enfrenta el carismático militar retirado de 58 años, tras una hemorragia y una insuficiencia respiratoria que le exigen "reposo absoluto".

Buscando ganar tiempo, Cabello reiteró que la fecha es un mero formalismo y que la jura puede aplazarse hasta ver cómo evoluciona el presidente, cuyo diagnóstico a 18 meses de la primera operación sigue siendo un secreto de Estado.

"El 10 de enero jamás se convertirá en una fecha para que la voluntad popular sea vulnerada", dijo Cabello, cuya legitimación fortalece la influencia política y económica acumulada durante 20 años al lado de Chávez en los que se ha granjeado muchos enemigos, tanto en la oposición como en las filas oficialistas.   Continuación...

 
El Gobierno venezolano mandó el sábado un mensaje de unidad con la reelección del polémico militar Diosdado Cabello como jefe del Parlamento, un acto que convocó a la plana mayor de la "revolución socialista" medio de la creciente incertidumbre sobre la delicada salud del presidente Hugo Chávez. En la imagen, el vicepresidente venezolano Nicolás Maduro (a la izquierda) escucha al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, en Caracas, el 5 de enero de 2012. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins