Hillary Clinton espera volver al trabajo la semana que viene

jueves 3 de enero de 2013 21:52 CET
 

WASHINGTON (Reuters) - La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, está descansando en su casa en Nueva York después de ser atendida por un coágulo sanguíneo y tiene previsto volver al trabajo la próxima semana, dijo el jueves el Departamento de Estado.

Clinton, de 65 años, ha sufrido una serie de problemas de salud durante las últimas semanas, entre ellos un virus estomacal, una conmoción cerebral y un coágulo sanguíneo en una vena situada detrás del oído derecho.

La esposa del ex presidente Bill Clinton dejó el miércoles el Hospital Presbiteriano de Nueva York tras varios días ingresada, durante los cuales recibió anticoagulantes.

Los médicos han dicho que esperan que Clinton se recupere completamente.

"Está descansando en su casa", dijo a periodistas la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su rueda de prensa diaria.

"Está con ganas de volver a la oficina. Es muy probable que lo haga la próxima semana", agregó.

El Departamento de Estado dijo también que Clinton se mantiene informada de su trabajo y que ha hablado con su personal.

Nuland dijo que Clinton participó por teléfono el jueves en una reunión del Comité Asesor de Política Exterior, un grupo externo de asesoría. El grupo recibió información sobre Siria y también abordó temas de energía y cambio climático, entre otros.

Clinton dijo que sólo cumplirá un mandato como secretaria de Estado y se espera que deje el cargo en las próximas semanas. El presidente Barack Obama nombró como su sucesor al senador John Kerry, presidente de la Comisión de Exteriores del Senado.

 
La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, está descansando en su casa en Nueva York después de ser atendida por un coágulo sanguíneo y tiene previsto volver al trabajo la próxima semana, dijo el jueves el Departamento de Estado. En la imagen, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton (a la izquierda, al frente), sale del Hospital Prebiteriano de Nueva York con su marido, Bill (a la derecha, en segunda fila) y su hija Chelsea (a la izquierda, al frente) en Nueva York, el 2 de enero de 2013. REUTERS/Joshua Lott