Mueren 27 peregrinos chiíes en un ataque suicida en Irak

jueves 3 de enero de 2013 20:34 CET
 

HILLA, Irak (Reuters) - Al menos 27 peregrinos chiíes murieron el jueves en un atentado suicida en la estación de buses en la ciudad iraquí de Mussayab, hasta donde habían acudido fieles musulmanes para regresar a casa tras un ritual religioso, dijeron médicos y policías.

El atentado, que también hirió al menos a 60 personas, destaca las tensiones religiosas que amenazan con desestabilizar más al país un año después de la retirada de las tropas estadounidenses.

La Policía dijo que el atacante transportó sus explosivos en coche hasta una estación de autobuses atestada de peregrinos que regresaban a Bagdad y a las provincias del norte tras el ritual del Arbain en la ciudad sagrada de Kerbala, hasta donde miles de personas llegan cada año.

Mussayab se encuentra unos 60 kilómetros al sur de Bagdad.

"Estaba comiendo un sándwich cuando una explosión muy fuerte sacudió el lugar y me arrojó al suelo. Cuando recobré el sentido y me paré, vi decenas de cuerpos", dijo Ali Sabbar, peregrino y testigo del ataque.

"Muchos coches quedaron en llamas. Simplemente me fui y ni siquiera participé en la evacuación de las víctimas", dijo.

El ritual de Arbain ha sido blanco frecuente de milicianos desde la invasión encabezada por Estados Unidos que derrocó al dictador suní Sadam Husein, que vetó las festividades religiosas chiíes.

La explosión de una bomba a un lado del camino cuando pasaba un minibús con peregrinos chiíes que dejaban Kerbala también hirió a ocho personas en Nueva Bagdad.

Los últimos episodios de violencia se producen después de casi dos semanas de protestas contra el primer ministro Nuri Al Maliki - un chií - por parte de miles de miembros de la minoría suní en la provincia occidental de Anbar, que comparte frontera con Siria.   Continuación...

 
Al menos 27 peregrinos chiíes murieron el jueves en un atentado suicida en la estación de buses en la ciudad iraquí de Mussayab, hasta donde habían acudido fieles musulmanes para regresar a casa tras un ritual religioso, dijeron médicos y policías. En la imagen, peregrinos asisten a la ceremonia religiosa de Arbain, en Kerbala, unos 80 kilómetros al suroeste de Bagdad, el 3 de enero de 2013. REUTERS/Mohammed Ameen