Monti dice que sus rivales deberían excluir a los extremistas

jueves 3 de enero de 2013 18:40 CET
 

ROMA (Reuters) - Mario Monti, que aspira a un segundo mandato como primer ministro de Italia, dijo el jueves que el partido de izquierdas favorito a liderar el próximo gobierno debería apartar a elementos "extremos" que obstaculizan vitales reformas económicas.

El ex comisario europeo de 69 años fue nombrado en noviembre de 2011 para liderar a un gobierno tecnócrata no electo, con apoyos de izquierda y derecha, que salvara a Italia de la crisis financiera tras la dimisión del entonces primer ministro Silvio Berlusconi.

El viernes pasado entró en la carrera electoral a tres bandas, con el Partido Democrático (PD) a la izquierda y el Pueblo de la Libertad (PDL) fundado por Berlusconi a la derecha. Las elecciones están previstas para el 24 y 25 de febrero.

Los sondeos de opinión sugieren que la coalición de centro izquierda del PD, una unión de dos partidos liderada por Pier Luigi Bersani, es la favorita a formar Gobierno, ya sea sola o en alianza con otros grupos.

La postura proeuropea de Bersani le convierte en el aliado más probable del bloque centrista de Monti tras los comicios si el PD no logra una mayoría sólida en ambas cámaras.

"Si (Bersani) quiere un PD y una izquierda que de verdad mira por el interés de los trabajadores y actúa de forma dinámica para crear oportunidades de empleo, entonces debería, con un acto de valentía, silenciar un poco a esta ala que considero conservadora", comentó Monti al programa Uno Mattina en la televisión estatial.

Monti dijo que Stefano Fassina, asesor económico del PD, y Nichi Vendola, líder del aliado del PD Izquierda, Ecología y Libertad, favorecen las políticas laborales sobreprotectoras del sindicado izquierdista CGIL.

VALOR

Monti ha culpado al CGIL y a una minoría de simpatizantes del PD de bloquear reformas laborales más radicales que pretendía introducir con su reforma del año pasado.   Continuación...

 
Mario Monti, que aspira a un segundo mandato como primer ministro de Italia, dijo el jueves que la exclusión de elementos "extremos" de los principales sectores políticos del país facilitaría avanzar con las reformas económicas. En la imagen, el palacio presidencial del Quirinale, en Roma, el 22 de diciembre de 2012. REUTERS/Alessandro Bianchi