La ONU estima en 60.000 los muertos en la guerra en Siria

miércoles 2 de enero de 2013 18:49 CET
 

AMÁN/GINEBRA (Reuters) - Más de 60.000 personas han muerto en Siria desde que empezó la revuelta que desencadenó una guerra civil, dijo el miércoles Naciones Unidas, al elevar de forma drástica la cifra estimada de víctimas mortales sin señales de tregua a la vista.

Decenas de personas murieron en un suburbio de Damasco cuando un ataque aéreo del Gobierno convirtió una gasolinera en un infierno, incinerando a conductores que se habían apresurado para llegar al lugar buscando una poco habitual oportunidad de llenar sus depósitos de combustible, según activistas.

"Conté al menos 30 cuerpos. Estaban quemados o desmembrados", dijo Abu Saeed, un activista que llegó a la zona del suburbio de Muleiha, en las afueras de Damasco, una hora después de que se produjera el ataque a las 11:00 GMT.

La comisaria de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, dijo en Ginebra que sus investigadores siguieron siete fuentes de referencia durante cinco meses de análisis para elaborar una lista de 59.648 muertes registradas en Siria entre el 15 de marzo de 2011 y el 30 de noviembre de 2012.

"Puesto que el conflicto no ha cesado desde finales de noviembre, podemos asumir que más de 60.0000 personas han perdido la vida para inicios de 2013", dijo Pillay.

"El número de víctimas mortales es mucho mayor a lo que esperábamos y resulta verdaderamente impactante", declaró.

El informe de la ONU no distinguía los muertos por etnia ni bandos, ya fueran rebeldes, soldados o civiles. Tampoco hubo estimaciones sobre el posible número final de muertos una vez que termine el conflicto.

Antes, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una agrupación de seguimiento activista con sede en Londres, dijo que se ha confirmado la muerte de unas 45.000 personas en episodios de violencia, pero indicó que es posible que la cifra real sea mucho más alta.

MORTAL ATAQUE EN GASOLINERA   Continuación...

 
Más de 60.000 personas han muerto en Siria desde que empezó la revuelta que desencadenó una guerra civil, dijo el miércoles Naciones Unidas, al elevar de forma drástica la cifra estimada de víctimas mortales sin señales de tregua a la vista. En la imagen, niños sirios en una camioneta en Alepo, el 2 de anero de 2013. REUTERS/Muzaffar Salman