Monti emprende su campaña por un segundo mandato en Italia

miércoles 2 de enero de 2013 16:06 CET
 

ROMA (Reuters) - El primer ministro italiano en funciones, Mario Monti, prometió el miércoles reducir los impuestos laborales para impulsar el crecimiento, abandonando su postura neutral de tecnócrata y lanzando la primera ofensiva en su intento por ser elegido en las próximas elecciones.

El ex comisario europeo fue nombrado en noviembre de 2011 para encabezar un Gobierno no fue electo en las urnas, pero respaldado por partidos de derechas e izquierdas, y que tenía la misión de salvar a Italia de la crisis financiera tras la dimisión de Silvio Berlusconi.

Monti dimitió en diciembre, casi dos meses antes de los previsto, tras perder el apoyo del partido de Berlusconi.

El primer ministro abandonó el viernes su papel de mediador para entrar en la política por cuenta propia y liderar una alianza de centro en las elecciones parlamentarias del 24 y 25 de febrero.

El político de 69 años se encuentra ahora en una carrera a tres bandas con el Partido Democrático (PD), a la izquierda, y el Pueblo de la Libertad (PDL), a la derecha.

Sondeos iniciales sugieren que el bloque de Monti podría obtener hasta un 16 por ciento de los votos, lo que privaría a sus rivales de un triunfo claro pero no sería suficiente para gobernar.

Las encuestas muestran que el PD y su aliado de coalición van camino a ganar las elecciones, al menos en la Cámara Baja. Monti repitió el miércoles que tras las elecciones quería formar una coalición más amplia de partidos que esté a favor de una mayor integración europea y de posibles reformas.

Monti ha prometido reducir los impuestos laborales y "redistribuir" la riqueza si sale elegido.

"Necesitamos reducir los impuestos a la fuerza laboral, tanto para trabajadores como para empresas, reduciendo los gastos", dijo Monti en una entrevista con una cadena de radio.   Continuación...

 
El primer ministro italiano en funciones, Mario Monti, prometió el miércoles reducir los impuestos laborales para impulsar el crecimiento, abandonando su postura neutral de tecnócrata y lanzando la primera ofensiva en su intento por ser elegido en las próximas elecciones. En la imagen, el primer ministro italiano en funciones, Mario Monti, durante una visita privada a Venecia el 29 de diciembre de 2012. REUTERS/Manuel Silvestri