31 de diciembre de 2012 / 15:27 / hace 5 años

Fuerzas de Asad buscan retomar el control de un suburbio de Damasco

5 MIN. DE LECTURA

Intensos enfrentamientos surgieron el lunes en las afueras de Damasco, cuando tropas de elite del Gobierno sirio apoyadas por tanques intentaron recapturar un suburbio estratégico en manos de rebeldes en una de las mayores operaciones militares vistas en el distrito en meses, dijeron activistas de la oposición. En la imagen, combatientes del Ejército Libre Sirio cruzan una calle mientras luchan con fuerzas leales al presidente Bashar el-Asad durante una batalla en el frente de la ciudad de Alepo, el 31 de diciembre de 2012.Ahmed Jadallah

AMÁN (Reuters) - Intensos enfrentamientos surgieron el lunes en las afueras de Damasco, cuando tropas de elite del Gobierno sirio apoyadas por tanques intentaron recapturar un suburbio estratégico en manos de rebeldes en una de las mayores operaciones militares vistas en el distrito en meses, dijeron activistas de la oposición.

Cinco personas, incluyendo un niño, murieron por el fuego del Ejército que impactó en Daraya, dijeron activistas. El suburbio pertenece a una serie de distritos musulmanes suníes interconectados que rodean la capital de Siria y ha sido uno de los principales campos de batalla en la revuelta de 21 meses contra el presidente Bashar el Asad.

"Este es el mayor ataque contra Daraya en dos meses. Una columna de vehículos blindados intenta avanzar pero está siendo contenida por (los combatientes del) Ejército de Siria Libre", dijo Abu Kinan, un activista de la oposición que hacía referencia al grupo rebelde.

Agregó que decenas de miles de civiles han escapado de Daraya durante el asalto de Gobierno, pero que unos 5.000 residentes permanecían en la zona, junto con cientos de rebeldes. Daraya está localizada cerca de la principal carretera al sur que conecta con la frontera jordana a unos 85 kilómetros de distancia.

También se reportaron enfrentamientos cerca del aeropuerto en Alepo, la ciudad más grande de Siria, situada en el norte. Insurgentes han convertido al aeropuerto en un objetivo con la esperanza de limitar el acceso del Gobierno a Alepo, que en gran parte está bajo control rebelde.

Los rebeldes han ocupado vastos sectores del norte y el este de Siria en los últimos seis meses, pero las fuerzas del Gobierno aún siguen controlando el densamente poblado suroeste alrededor de la capital, la principal autovía norte-sur y la costa del mar Mediterráneo.

El sábado, las fuerzas gubernamentales se adjudicaron una victoria al expulsar a los rebeldes de Deir Baalbeh, un distrito en Homs, una importante ciudad céntrica que bordea la autovía que une Damasco con el norte y el Mediterráneo.

Lucha Encarnecida Rodea a Damasco

Se estima que más de 45.000 personas han perdido la vida en la guerra desencadenada tras el levantamiento popular que comenzó hace meses y constituye una de las revueltas más largas y fatales que comenzaron en el mundo árabe hace dos años.

Los rebeldes -principalmente suníes musulmanes- están luchando para derrocar a Asad, miembro de la secta minoritaria alauí cuya familia ha gobernado Siria desde que su padre tomó el poder 42 años atrás en un golpe de estado.

Activistas afirmaron que el Ejército está intentando replegar a los rebeldes que han estado avanzando lentamente desde las afueras de Damasco para acercarse a los distritos centrales del sector habitados por la secta minoritaria alauí.

Las fuerzas de Asad han recurrido mayormente a bombardeos aéreos y a artillería, en lugar de a sus fuerzas de infantería. Los rebeldes han podido capturar numerosas localidades periféricas y se han enfrentado con las tropas del Gobierno cerca del aeropuerto internacional de Damasco, llevando a aerolíneas extranjeras a cancelar sus vuelos.

Otro activista en Damasco en contacto con los rebeldes y que no quiso ser nombrado dijo que Daraya ha sido un zona de ataque para los rebeldes, que usan morteros y proyectiles caseros.

Desde el distrito, los combatientes han podido atacar un enorme complejo presidencial localizado en una colina y atacar a miembros de la milicia shabbiha - que combate a favor de Asad - en un enclave alauí cercano conocido como Mezze 86.

La oposición se niega a mantener negociaciones de paz a menos que Asad renuncie al poder, y el éxito en el plano militar conseguido en los últimos seis meses ha reforzado su fe en que pueden derrocarlo.

Sin embargo, tropas del Gobierno aún siguen superando a los rebeldes en capacidad de fuego y mantienen bajo control bases dispersas en todo el país.

Los distritos de Damasco se han convertido en uno de los frentes más importantes de la guerra, ya que los rebeldes esperan finalmente llevar el levantamiento a la capital, donde Asad concentra su poder.

/Por Khaled Yacoub Oweis/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below