El "banco malo" inicia su singladura tras asumir activos tóxicos

lunes 31 de diciembre de 2012 15:03 CET
 

MADRID (Reuters) - La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocido como "banco malo", dijo que ha iniciado el lunes su andadura al asumir los activos inmobiliarios tóxicos procedentes de los bancos nacionalizados por un importe conjunto de 36.695 millones de euros.

En cuanto a la procedencia segregada de sus activos, el también conocido como "banco malo", ha recibido 22.318 millones de euros procedentes de BFA-Bankia, 6.708 millones procedentes de Catalunya Banc, 5.707 millones euros de NCG Banco-Banco Gallego, y 1.962 millones de euros de Banco de Valencia.

El accionariado del Sareb se compone de 13 bancos nacionales: Santander, Caixabank, Banco Sabadell, Banco Popular, Kutxabank, Ibercaja, Bankinter, Unicaja, Cajamar, Caja Laboral, Banca March, Cecabank y Banco Cooperativo Español.

También se sumaron dos bancos extranjeros, Deutsche Bank y Barclays Bank.

Asimismo componen su accionariado cuatro aseguradoras: Mapfre, Mutua Madrileña, Catalana Occidente y el grupo francés Axa.

Por su parte, el estatal Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), posee una participación en el capital del banco malo del 45 por ciento.

En conjunto, los socios privados del Sareb han aportado un total de 524 millones de euros en capital y 1.591 millones en deuda subordinada en la etapa inicial, mientras que el FROB ha contribuido con 432 millones de euros en capital y 1.272 millones en deuda subordinada.

Los inversores de Sareb se elevan en total a 22, ya que dos entidades, Asisa y Mutua Pelayo, han suscrito deuda subordinada del "banco malo" junto a los 20 socios que participan con equity.

Una vez completado su capital social, la Sareb cuenta con un 55 por ciento de accionistas privados y participación extranjera.   Continuación...

 
La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocido como "banco malo", dijo que ha iniciado el lunes su andadura al asumir los activos inmobiliarios tóxicos procedentes de los bancos nacionalizados por un importe conjunto de 36.695 millones de euros. En la imagen, una pegatina en un cajero automático de Bankia-Caja Madrid, en Madrid, el 16 de junio de 2012. REUTERS/Susana Vera