31 de diciembre de 2012 / 11:08 / en 5 años

La muerte de una joven india violada refleja el choque de dos mundos

a muerte de una joven que fue violada por un grupo de hombres este mes pone de manifiesto el choque de dos mundos: el de una estudiante universitaria de clase media y el de un grupo de hombres semi analfabetos que viven en barrios pobres y se burlaron de su independencia. En la imagen, manifestantes durante una vigilia por la víctima en Nueva Delhi, el 30 de diciembre de 2012. REUTERS/Danish Siddiqui

(Reuters) - La muerte de una joven que fue violada por un grupo de hombres este mes pone de manifiesto el choque de dos mundos: el de una estudiante universitaria de clase media y el de un grupo de hombres semi analfabetos que viven en barrios pobres y se burlaron de su independencia.

La joven de 23 años sin identificar murió a causa de sus graves lesiones el sábado, impulsando a miles de personas a salir a las calles para criticar la sordera del Gobierno ante la violencia sexual contra las mujeres.

La que había sido una tarde divertida el 16 de diciembre tras ir al cine dio un giro de 90 grados cuando la chica y su amigo subieron a un autobús privado que en realidad era un vehículo fletado, que son utilizados a menudo como transporte público en Delhi.

Durante el día el autobús llevaba a estudiantes, pero por la noche el propietario dejaba el vehículo al personal, según medios locales.

Uno de los seis acusados engañó a la pareja para que subiera al vehículo, prometiendo dejar a la chica en casa. A los pocos minutos, su amigo, un ingeniero informático comenzó a sospechar cuando se desviaron de la supuesta ruta y los hombres cerraron las puertas.

Cuando los seis recriminaron a la joven que saliera con un hombre por la noche y dijeron que le “darían una lección”, el joven de 28 años intervino, desatando un altercado que lo dejó inconsciente, dijo el canal de noticias NDTV citando a la policía.

Cuando la chica trató de protegerle de los golpes con una barra de hierro, el conductor, Ram Singh, de 36 años, la arrastró al final del autobús, donde se aprovechó de ella. Después fueron pasando los demás, mientras el vehículo cruzaba las transitadas calles de la capital de India.

Las lunas tintadas y las cortinas, ambas prohibidas en Delhi, ocultaron y prolongaron la tragedia de la joven, que fue violada con la barra de hierro y luego arrojada del vehículo con su amigo a ocho kilómetros de donde se habían subido, según las noticias.

Privados de sus ropas y sus pertenencias, la pareja fue encontrada desnuda e inconsciente más tarde esa noche por una patrulla de rutina de la Autoridad Nacional de Autopistas, que alertó inmediatamente a la policía, según el diario Daily News Analysis.

La chica había comenzado a trabajar recientemente como fisioterapeuta en un hospital privado y era un modelo para sus dos hermanos menores, según contó su familia al diario en inglés Times of India. A diferencia de las familias tradicionales, en las que los hijos tienen la preferencia para estudiar, sus padres pidieron préstamos para pagar sus estudios.

Aunque la familia procedía del estado de Uttar Pradesh, la joven nació y fue criada en Delhi, a donde se habían trasladado hace más de 20 años. Su amigo se fue el sábado por la noche a su casa en Uttar Pradesh y no acudió al funeral.

El joven, que se había mudado a Delhi hace cuatro años, había visitado la casa de la joven y se llevaba bien con sus dos hermanos y su madre, según la familia.

A pesar de tener ambos ojos morados y una herida en la cabeza, grabó su declaración para el tribunal y ayudó a la policía a identificar a los acusados.

Los seis, entre los que hay un menor, han sido arrestados y acusados de asesinato, cuya máxima pena en India es la muerte. La barriada de Ravi Dass Camp, donde viven cuatro de ellos, incluido el principal acusado Ram Singh, ha adquirido una fama nefasta e incluso vecinos y familiares piden un duro castigo para los hombres.

“Este incidente nos ha dejado conmocionados. No sé cómo voy a conseguir que mis hijos vayan al colegio. Este lugar ahora tiene mala fama”, dijo Pooja Kumari, vecino de uno de los acusados, Vijay Sharma, un profesor de gimnasio de 20 años.

Ram Singh, que tenía una “mente criminal” y solía estar borracho, estaba esa noche “de juerga” con los otro cinco acusados, dijeron medios citando a la policía.

Tanto Ram Singh como su hermano menor Mukesh Singh se mudaron a Delhi con su familia desde el estado occidental de Rajastán hace dos década para convertirse en conductores. Otro acusado, Pawan Gupta, un vendedor de fruta de 18 años, también vivía en el barrio de chabolas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below