Al menos 41 muertos en ataques contra chiíes en Pakistán

domingo 30 de diciembre de 2012 14:36 CET
 

PESHAWAR, Pakistán (Reuters) - Extremistas paquistaníes que han aumentado sus ataques en las últimas semanas han matado a al menos 41 personas en dos atentados diferentes, dijeron el domingo las autoridades, retando las afirmaciones de que las ofensivas del Ejército han desbaratado la capacidad de los grupos integristas islámicos.

Estados Unidos lleva tiempo presionando a Pakistán para que actúe con más fuerza contra grupos integristas como los talibanes que atacan a las fuerzas occidentales en Afganistán,

En el norte del país, 21 hombres de una milicia progubernamental fueron ejecutados por la noche después de ser secuestrados la semana pasada, dijo un responsable provincial.

El grupo fue capturado en puestos de control en las afueras de la capital provincial de Peshawar el jueves pasado y sus miembros fueron ejecutados uno a uno, según las autoridades. Uno sobrevivió y se encuentra en estado crítico, mientras que otro consiguió huír antes.

"Estaban atados y con los ojos vendados", dijo por teléfono Naved Anwar, un alto cargo provincial.

Por su parte, el portavoz talibán Ihsanula Ihsan afirmó que "no hicimos ninguna demanda para su liberación porque no salvamos a nadie capturado en los combates".

En el suroeste, 20 peregrinos chiíes murieron y otros 24 resultaron heridos después de que un coche bomba explotara el domingo cerca de un convoy de autobuses que iba a Irán, informó un médico.

Testigos dijeron que la explosión tuvo lugar cuando los tres autobuses estaban adelantando a un coche a unos 60 km al oeste de Queta, capital de Baluchistán, una provincia poco poblada situada cerca de la frontera con Irán y donde se han producido múltiples ataques sectarios.

Este año han muerto más de 320 chiíes en Pakistán, según la ONG estadounidense Human Rights Watch, que afirma que los ataques están en aumento y que dijo que el fracaso del Gobierno a la hora de detener o juzgar a los responsables podría sugerir que es "indiferente" ante estas muertes.   Continuación...

 
Un coche bomba explotó el domingo cerca de un convoy de autobuses que llevaba a peregrinos chiíes paquistaníes a Irán, causando la muerte de 20 personas e hiriendo a otras 24, dijeron las autoridades, en el último atentado contra la rama minoritaria del islam. En la imagen del 30 de diciembre, un soldado vigila uno de los autobuses afectados por el atentado en Queta. REUTERS/Naseer Ahmed