Las autoridades cierran Nueva Delhi tras la muerte de la joven violada

sábado 29 de diciembre de 2012 15:05 CET
 

NUEVA DELHI/SINGAPUR (Reuters) - La muerte de una joven india tras una violación en grupo, que desató protestas masivas y causó un debate sobre la violencia contra las mujeres en el país, llevó a las autoridades a establecer un fuerte dispositivo de seguridad en Nueva Delhi y al primer ministro a admitir que hace falta un cambio social.

Los seis sospechosos de la agresión del 16 de diciembre contra una estudiante de medicina de 23 años en un autobús de la capital fueron acusados de asesinato, dijo la Policía. En India, la pena máxima por asesinato es la muerte.

Las autoridades desplegaron a miles de policías, cerraron 10 estaciones de metro y prohibieron la circulación en algunas de las calles del centro de Delhi por las que los ciudadanos se han manifestado desde la agresión para pedir una mejora en los derechos de las mujeres.

A pesar del intento de acordonar el centro, más de 1.000 personas se congregaron para una protesta pacífica en dos lugares. Algunas pedían justicia, otras, la pena de muerte para los violadores.

La mujer, que fue golpeada y violada brutalmente y posteriormente arrojada del autobús en marcha, había sido trasladada el jueves en avión a Singapur en estado crítico para recibir tratamiento especializado.

La intensa atención mediática en torno al caso y la utilización de medios sociales para galvanizar las protestas, protagonizadas sobre todo por estudiantes de clase media, ha llevado a los políticos a afrontar algunas verdades incómodas sobre el tratamiento a las mujeres en la mayor democracia del mundo.

La mayoría de los delitos sexuales en India no se denuncian, muchos de sus autores no son castigados y la justicia es demasiado lenta, según activistas sociales que denuncian que los sucesivos gobiernos han hecho poco para asegurar la seguridad de las mujeres.

El primer ministro, Manmohan Singh, emitió un comunicado en el que pidió un "debate y una investigación serenos" sobre los cambios necesarios en la sociedad.

"Espero que toda las clases sociales y la sociedad civil dejen aparte intereses y agendas espúreos para ayudarnos a todos a alcanzar el final que todos deseamos: que India sea demostrablemente un lugar mejor y más seguro para que vivan las mujeres".   Continuación...

 
La muerte de una joven india tras una violación en grupo, que desató protestas masivas y causó un debate sobre la violencia contra las mujeres en el país, llevó a las autoridades a establecer un fuerte dispositivo de seguridad en Nueva Delhi y al primer ministro a admitir que hace falta un cambio social. En la imagen del 29 de diciembre, una manifestante grita a unos policías mientras sostiene un papel que dice "corazón valiente. Estás aquí en mí. La batalla no parará" en un acto para homenajear a la joven en la capital india. REUTERS/Vivek Prakash