28 de diciembre de 2012 / 10:03 / hace 5 años

Rusia insta al Gobierno sirio a dialogar con los opositores

5 MIN. DE LECTURA

Rusia instó el viernes al Gobierno sirio a actuar sobre su expresada disposición a dialogar con la oposición, poniendo su peso a favor de una iniciativa diplomática para poner fin a 21 meses de conflicto en Siria. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo que había instado al viceministro de Exteriores sirio, Faisal Makdad, a enfatizar que su Gobierno está abierto al diálogo con la oposición durante una reunión en Moscú el jueves. En la imagen, Lavrov durante una rueda de prensa con su homólogo egipcio en Moscú, el 28 de diciembre de 2012.Sergei Karpukhin

MOSCÚ (Reuters) - Rusia instó el viernes al Gobierno sirio a actuar sobre su expresada disposición a dialogar con la oposición, poniendo su peso a favor de una iniciativa diplomática para poner fin a 21 meses de conflicto en Siria.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo que había instado al viceministro de Exteriores sirio, Faisal Makdad, a enfatizar que su Gobierno está abierto al diálogo con la oposición durante una reunión en Moscú el jueves.

"Alentamos activamente (...) a las autoridades sirias a concretar lo máximo posible su declarada disposición para el diálogo con la oposición", dijo Lavrov tras entrevistarse con su homólogo egipcio Mohamed Kamel Amr en Moscú.

El viceministro dijo que el Gobierno sirio debería hacer hincapié en su disposición a conversar en el rango más amplio posible de asuntos, en línea con el acuerdo internacional de Ginebra el pasado junio que pedía un gobierno de transición.

"Creo que una valoración realista y detallada de la situación en el interior de Siria conllevará que los miembros razonables de la oposición busquen modos de comenzar un diálogo político", agregó Lavrov, que la semana pasada dijo que ningún bando ganaría por la fuerza.

Rusia prevé entrevistarse con un alto cargo diplomático de EEUU en Siria el mes que viene para abordar con el enviado internacional para Siria, Lakhdar Brahimi, sus planes para poner fin a la guerra civil en el país, dijo el viernes el enviado del Kremlin a la región.

Brahimi visitará Moscú el sábado para conversar sobre los resultados de sus negociaciones con el presidente sirio, Bashar el Asad, y sus oponentes durante un viaje de cinco días a Damasco en el que pidió un cambio político para poner fin al derramamiento de sangre.

"Escucharemos lo que Lakhdar Brahimi tiene que decir sobre la situación de Siria y después de eso, probablemente, habrá una decisión sobre celebrar una nueva reunión de las 'tres B'", dijo el viceministro de Exteriores Mikhail Bogdanov a la agencia de noticias RIA, en referencia a las iniciales de los apellidos de los diplomáticos.

Influencia Rusa

Bogdanov, el subsecretario de Estado de EEUU, William Burns, y el representante especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe, acordaron que era necesaria y posible una solución política a la crisis, en una reunión celebrada este mes.

Bogdanov, enviado especial del Kremlin para Asuntos de Oriente Próximo, dijo que los tres se reunirían de nuevo en enero tras las vacaciones.

Rusia también invitó a la cita a Moaz al-Khatib, el jefe del Consejo Nacional Sirio, un organismo opositor reconocido internacionalmente, en unas declaraciones que parecían subrayar el compromiso de Moscú de ayudar a Brahimi a buscar una salida a la crisis.

Rusia ha criticado el respaldo de Occidente al Consejo Nacional Sirio que trata de derrocar a Asad.

Brahimi, quien ha pedido que un gobierno de transición se haga cargo del país hasta la celebración de elecciones, está tratando de mediar en un traspaso pacífico del poder en Siria, donde han muerto más de 44.000 personas en la revuelta contra las cuatro décadas de gobierno de la familia Asad.

Qué papel puedan desempeñar Asad y los miembros de su gobierno en el organismo de transición - un plan esbozado en Ginebra hace seis meses - ha dividido a las potencias mundiales.

Los anteriores esfuerzos por la paz han fracasado mientras lo que comenzaron como protestas pacíficas en marzo de 2011 evolucionó hacia una guerra civil. El conflicto se ha convertido cada vez más en una pelea sectaria entre rebeldes, principalmente suníes, y las fuerzas de seguridad de Asad, procedentes sobre todo de la minoría alauí chií.

Las potencias mundiales creen que Rusia, que ha dado apoyo militar y diplomático a Asad para que pueda derrotar la revuelta, tiene influencia en el Gobierno sirio y debe ser una parte importante en las negociaciones de paz.

Moscú ha tratado de distanciarse de Asad en los últimos meses y ha negado que lo esté apuntalando. Pero mantiene que la salida de Asad no puede ser una condición previa para negociar y ha dicho en repetidas ocasiones que las potencias occidentales no deberían imponer soluciones a Siria.

Lavrov advirtió el jueves de que se estaba acabando el tiempo para encontrar una solución pacífica al conflicto y evitar una espiral que descienda hacia un "caos violento".

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below