El líder egipcio promulga la polémica Constitución

miércoles 26 de diciembre de 2012 13:00 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - El presidente egipcio, Mohamed Mursi, promulgó una nueva Constitución redactada por islamistas que afirma que ayudará a poner fin a las turbulencias políticas y le permitirá enfocarse en recomponer una economía muy frágil.

La ansiedad por la profundización de la crisis económica ha perturbado a Egipto en las últimas semanas, y muchos han acudido con prisa a los bancos para retirar sus depósitos, antes de que el Gobierno impusiera nuevas restricciones para reducir una fuga de capitales.

Los resultados anunciados el martes mostraron que los egipcios aprobaron el texto constitucional con una abrumadora mayoría de un 63,8 por ciento, allanando el camino para unas elecciones parlamentarias dentro de dos meses.

El triunfo le da a los islamistas su tercera victoria seguida en las urnas desde el derrocamiento del veterano autócrata Hosni Mubarak en una revolución en 2011, después de otros triunfos en comicios parlamentarios y presidenciales.

La presidencia dijo que el martes por la noche Mursi firmó un decreto que pone en vigencia la Constitución después del anuncio oficial del resultado de un referéndum en el que se aprobó la ley fundamental, la primera desde la caída de Mubarak.

El texto ha agudizado las dolorosas divisiones en la nación con mayor población del mundo árabe y desató protestas violentas en las calles de El Cairo.

Grupos opositores condenan la nueva Constitución porque dicen que es demasiado islamista y poco democrática, afirmando que podría permitir que los religiosos intervengan en el proceso legislativo y dejar a grupos minoritarios sin una protección legal adecuada.

Pero Mursi, catapultado al poder por sus aliados islamistas, cree que adoptar el texto es clave para poner fin a dos años de turbulencias e incertidumbre política, que han azotado a la economía.

El presidente argumenta que la nueva Constitución ofrece suficiente protección para todos los grupos, asegurando que muchos egipcios están cansados de las protestas callejeras que han impedido un retorno a la normalidad y distrajeron al gobierno de enfocarse en la economía.   Continuación...

 
El presidente egipcio, Mohamed Mursi, promulgó una nueva Constitución redactada por islamistas que afirma que ayudará a poner fin a las turbulencias políticas y le permitirá enfocarse en recomponer una economía muy frágil. En la imagen, un policía camina junto a una barrera recién levantada para contener a los manifestantes lejos del palacio presidencial en El Cairo, el 25 de diciembre de 2012. REUTERS/Asmaa Waguih