El Parlamento ruso aprueba prohibir las adopciones a estadounidenses

miércoles 26 de diciembre de 2012 13:42 CET
 

MOSCÚ (Reuters) - La Cámara alta del Parlamento ruso aprobó una ley el miércoles que prohibirá a los estadounidenses adoptar niños rusos e impone otras medidas en represalia por una ley estadounidense diseñada para castigar a rusos acusados de violaciones de derechos humanos.

La ley, que el presidente Vladimir Putin ha sugerido que firmará, también ilegalizará algunas organizaciones no gubernamentales que cuenten con financiación estadounidense e impondrá prohibiciones de visado y congelación de bienes a estadounidenses acusados de violar los derechos de los rusos en el extranjero.

Es la respuesta rusa a la Ley Magnitsky, una norma firmada por el presidente estadounidense Barack Obama este mes que prohíbe a rusos acusados de violaciones de derechos humanos la entrada a EEUU y congela todos los bienes que allí tengan.

El Consejo de la Federación, la Cámara Alta del Parlamento ruso, votó 143-0 a favor de la ley, que ha sido condenada por activistas de derechos y opositores del Kremlin que dicen que los diputados están haciendo un juego político con la vida de niños.

Putin ha mostrado su apoyo por la medida pese a unas inusuales críticas de algunos responsables del Gobierno, entre ellos el ministro de Exteriores Sergei Lavrov y un viceprimer ministro que ha advertido a Putin de que podría violar los acuerdos internacionales.

La ley de EEUU y la respuesta rusa suman tensión a la relación entre ambos países, que ya está afectada por varios asuntos como el trato a los oponentes de Putin y las restricciones impuestas a las organizaciones no gubernamentales desde que comenzó un segundo mandato en mayo.

 
La Cámara alta del Parlamento ruso aprobó una ley el miércoles que prohibirá a los estadounidenses adoptar niños rusos e impone otras medidas en represalia por una ley estadounidense diseñada para castigar a rusos acusados de violaciones de derechos humanos. En la imagen, un niño ruso que espera ser adoptado en un hostpital siberiano, el 23 de marzo de 2011. REUTERS/Ilya Naymushin