El primer ministro japonés nombra a su gobierno con la deflación en mente

miércoles 26 de diciembre de 2012 12:43 CET
 

TOKIO (Reuters) - El nuevo primer ministro japonés, Shinzo Abe, reveló el miércoles el gabinete con el que dará inicio a un segundo Gobierno, en el que se ha comprometido a luchar contra la deflación y enfrentar el desafío que significa una China en ascenso.

Abe, de 58 años, ha prometido una agresiva flexibilización monetaria por parte del Banco de Japón y un fuerte gasto fiscal por parte del Gobierno para acabar con la deflación y debilitar el yen para hacer más competitivas a las exportaciones niponas.

Abe, nieto de un ex primer ministro, ha protagonizado un impresionante renacimiento político cinco años después de dimitir abruptamente como primer ministro tras un turbulento mandato de un año sacudido por escándalos y la indignación pública sobre la pérdida de registros de jubilaciones.

"Quiero aprender de la experiencia de mi Gobierno anterior, incluyendo los reveses, y apuntar a un Gobierno estable", dijo Abe a los periodistas antes de que la Cámara baja votara por él como séptimo primer ministro de Japón en seis años.

La Cámara baja del Parlamento aprobó el miércoles a Abe en una votación que fue una simple formalidad después de que su partido -el Liberal Democrático (PLD)- se impuso en las elecciones realizadas este mes, tres años después de una aplastante derrota a manos del Partido Democrático.

Abe también fue ratificado por el emperador Akihito, en otra formalidad.

ALIADOS CERCANOS

Abe nombró un gabinete formado principalmente por cercanos aliados pero que está matizado por algunos rivales procedentes de su partido, en un intento de defenderse de las críticas de clientelismo político que persiguieron a su primer Gobierno.

El ex primer ministro Taro Aso, de 72 años, fue nombrado ministro de Finanzas y también recibió la cartera de Servicios Financieros.   Continuación...

 
La Cámara baja del Parlamento de Japón aprobó a Shinzo Abe como primer ministro el miércoles, dando al político conservador una segunda oportunidad en el cargo en momentos en que el país lucha contra la deflación y se enfrenta a una China en ascenso. En la imagen, el primer ministro japonés Abe saluda a su llegada a su residencia oficial en Tokio, el 26 de diciembre de 2012. REUTERS/Toru Hanai