Los jueces revisan la votación de la controvertida Constitución egipcia

lunes 24 de diciembre de 2012 15:12 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - Jueces egipcios estaban investigando el lunes la denuncias de la oposición de supuestas irregularidades antes de anunciar el resultado del referendo que mostraría que la controvertida nueva Constitución fue respaldada por la mayoría de la población.

El presidente Mohamed Mursi considera la Carta Magna, redactada por la mayoría islamista, como un paso vital en la transición del país hacia la democracia, casi dos años después del régimen de Hosni Mubarak, que tenía el apoyo del Ejército.

La oposición, una alianza imprecisa de liberales, musulmanes moderados y cristianos, la considera demasiado radical, que ignora los derechos de las minorías y que generará más disturbios en el país más poblado del mundo árabe.

Los detractores de la consulta, celebrada en dos fases y que acabó el sábado, estuvo plagada de irregularidades, por lo que han pedido una investigación completa.

"El comité está recopilando resultados de la primera y la segunda fase y los votos de los egipcios en el exterior, y está investigando las quejas", dijo a Reuters el juez Mahmud Abu Shusha, miembro del comité.

Dijo que no se ha fijado una hora para dar a conocer el resultado, pero que no parece probable que vaya a ser el lunes, como estaba previsto.

Un recuento del partido Hermanos Musulmanes, que llevó al poder a Mursi en las elecciones de junio, dio un 64 por ciento de apoyo al "Sí", aunque sólo un tercio de los 51 millones de egipcios registrados para votar acudieron a las urnas.

Un recuento de la oposición fue similar, pero ésta dijo que la votación estuvo plagada de abusos en ambas vueltas.

Al acelerar el ritmo de aprobación de la Carta Magna, Mursi se arriesga a no forjar un consenso sobre las medidas de austeridad que el país necesita desesperadamente para animar una economía paralizada.   Continuación...

 
Jueces egipcios estaban investigando el lunes la denuncias de la oposición de supuestas irregularidades antes de anunciar el resultado del referendo que mostraría que la controvertida nueva Constitución fue respaldada por la mayoría de la población. En la imagen del 22 de diciembre, un funcionario recuenta papeletas en un centro electoral en Bani Sweif, a unos 115 km al sur de El Cairo. REUTERS/Stringer