21 de diciembre de 2012 / 17:03 / hace 5 años

España pasa de la expectación del fin del mundo a la suerte de El Gordo

4 MIN. DE LECTURA

Si el mundo no se acaba el viernes, como muchos esperaban creyendo en la que al parecer es una antigua profecía maya, los españoles invocarán a la suerte para sobrellevar mejor la realidad de una crisis económica particularmente intensa en España. En la imagen, Maria Antonia posa en el centro de Madrid vendiendo billetes de Lotería de El Gordo el 20 de diciembre de 2012.Andrea Comas

MADRID (Reuters) - Si el mundo no se acaba el viernes, como muchos esperaban creyendo en la que al parecer es una antigua profecía maya, los españoles invocarán a la suerte para sobrellevar mejor la realidad de una crisis económica particularmente intensa en España.

En lugar del apocalipsis de los mayas, millones de personas sueñan ya en España con la visita el sábado de la diosa Fortuna, en forma de premio del tradicional sorteo de la Lotería de Navidad, uno de las mayores del mundo.

Además, ganar este año alguno de los grandes premios será doblemente gratificante, y no solo por los efectos de la gran recesión que vive el país con uno de cada cuatro trabajadores en paro, sino porque será la última vez que los agraciados no tendrán que pagar impuestos.

A partir de 2013, los premios que superen los 2.500 euros deberán pagar al Estado un 20 por ciento, lo que significa que, por ejemplo, los 400.000 euros por décimo de 'El Gordo' se quedarán en 320.000 euros netos.

Hacienda espera recaudar con el denominado por algunos "impuesto solidario" unos 820 millones de euros, que se destinarán a ayudar a sanear la maltrecha deuda pública, causante de unos drásticos paquetes de recortes que están haciendo mella en el bolsillo y ánimo de los contribuyentes.

Ante una realidad tan sombría, es difícil no sucumbir a la tentación de soñar con algunos de los 2.520 millones de euros que reparte el sorteo de Navidad, una tradición de 200 años que este año se celebra por primera vez en el Teatro Real de la capital.

"Todos los años juego y este año no es especial. Juego porque es un sorteo entrañable y si no jugase es como si me faltara algo", dijo María José Sanz, ama de casa de 48 años de Gijón, que se gasta aproximadamente 150 euros entre décimos y papeletas, a Reuters.

Los números para el sorteo de Navidad se pueden comprar hasta la medianoche del viernes, y las cifras de ventas se conocerán el sábado a primera hora, pero la sensación es que continuará el descenso de los últimos dos años.

"Este año se está notando mucho más la crisis sobre todo por lo de la paga extra", dijo a Reuters Juani, revendedora de lotería en la madrileña Puerta del Sol, refiriéndose al recorte salarial del Gobierno de Mariano Rajoy a los funcionarios públicos.

"Ni Doña Manolita está vendiendo", dijo sobre una de las administraciones legendarias para miles de buscadores de la suerte de toda España, y del mundo, junto a La Bruja de Oro, en la localidad leridana de Sort.

Internet Pisa Fuerte

No obstante, las ventas por Internet aumentan año tras año y casi nueve millones de personas consultarán o adquirirán sus billetes a golpe de ratón, un 11,5 por ciento más que el año pasado, según Nielsen España, medidora de audiencias e investigación de mercados.

Bien sea por Internet, por TV o por radio, millones de personas estarán atentas a lo que deparen los bombos y canten las voces de los niños de San Ildefonso, que desde hace muchas décadas son los encargados de llevar la alegría a miles de hogares el día que oficialmente comienza la Navidad en España.

A partir de ese momento se desata la locura entre los portadores de alguno de los números agraciados de un sorteo que tradicionalmente se juega en familia, amigos y compañeros de trabajo, con algún que otro disgusto e incluso pleitos judiciales de por medio.

Y si el codiciado 'Gordo' se escapó, la fortuna puede venir con el segundo premio, dotado con 125.000 euros al décimo, o el tercero, con 50.000 euros.

Y si la suerte no visita en Navidad, bien puede llegar con la Lotería de El Niño del 6 de enero, que reparte en premios 850 millones de euros.

/Por Iciar Reinlein/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below