EEUU honra a las víctimas de la masacre escolar de Newtown

viernes 21 de diciembre de 2012 13:39 CET
 

NEWTOWN/WASHINGTON (Reuters) - Muchos estadounidenses recordarán el viernes a las víctimas de la masacre en la escuela de Newtown, en Connecticut, con un minuto de silencio, poco antes de que un fuerte grupo de presión por los derechos de tenencia y uso de armas de Estados Unidos se sumerja en el debate sobre el control de armas en el país.

El gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, pidió a los residentes de su estado que dediquen un momento a las 1430 GMT para señalar que se cumplió una semana desde que un joven armado de 20 años matara a su madre docente, a 20 niños de 6 y 7 años y a seis adultos de la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, antes que quitarse la vida.

Los gobernadores de Maine, Illinois, Michigan y varios otros estados también instaron a los residentes a guardar un minuto de silencio y a hacer tañir las campanas para recordar a las víctimas. La Catedral Nacional en Washington planea hacer sonar sus campanas 28 veces en honor a los fallecidos.

"Tenemos la obligación moral de acompañar y no abandonar a las víctimas de la violencia armada y trabajar para terminar con ella", dijo el reverendo Gary Hall, jefe de la Catedral Nacional de Washington, quien pidió a los estadounidenses que recen "para que tengamos el coraje de actuar, para que la violencia asesina del viernes nunca se repita".

El operador de la plataforma de mercados Nasdaq dijo que guardará un minuto de silencio a las 1430 GMT, aunque el mercado abrirá a esa hora, como es habitual.

Las conmemoraciones serán llevadas a cabo poco antes de que la Asociación Nacional del Rifle (ANR), el grupo más grande de defensa de los derechos de tenencia y uso de armas de Estados Unidos -con fuertes vínculos con muchos políticos de Washington-, comience una campaña mediática para formar parte del debate sobre el control de armas impulsado tras el horror despertado por la matanza de los 20 niños.

Las leyes que restringen la propiedad de armas son controvertidas en Estados Unidos, una nación con una fuerte cultura de posesión de armas, de las cuales cientos de millones están en manos privadas en el país.

Alrededor de 11.000 estadounidenses murieron en homicidios vinculados con armas en 2011, sin incluir suicidios, según datos preliminares de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

La ANR guardó silencio durante cuatro días después de la masacre de Newtown. El martes, emitió un comunicado diciendo que estaba "preparada para ofrecer contribuciones significativas para ayudar a asegurar que esto nunca vuelva a suceder".

El grupo tiene previsto ofrecer el viernes una conferencia a las 15.45 GMT en Washington.

 
Muchos estadounidenses recordarán el viernes a las víctimas de la masacre en la escuela de Newtown, en Connecticut, con un minuto de silencio, poco antes de que un fuerte grupo de presión por los derechos de tenencia y uso de armas de Estados Unidos se sumerja en el debate sobre el control de armas en el país. En la imagen, velas y peluches en un homenaje a las víctimas en Newtown, Connecticut, el 20 de diciembre de 2012. REUTERS/Eric Thayer