La colonización francesa de Argelia fue "brutal", dice Hollande

jueves 20 de diciembre de 2012 12:15 CET
 

ARGEL (Reuters) - El presidente François Hollande admitió el jueves que la colonización francesa de Argelia había sido "brutal e injusta" pero no pidió disculpas a la rica nación petrolera del norte de África que París considera uno de sus grandes socios comerciales.

"Durante 132 años, Argelia fue sometida a un sistema brutal e injusto: la colonización. Sé el sufrimiento que causó", dijo Hollande al parlamento de Argelia en el segundo día de una visita destinada a mejorar las relaciones diplomáticas y económicas.

"Respetamos el acto de memoria, de todas las memorias. Hay un deber a la verdad por la violencia, las injusticias, las masacres y la tortura", dijo sobre la guerra argelina de 1954-1962 que finalizó con la independencia de Argelia y la retirada de Francia.

El discurso llegó un día después de que Hollande fuese recibido por miles de entusiastas argelinos a su llegada a la capital, Argel. Pidió una asociación igualitaria entre los dos estados pero dijo no había venido para "arrepentirse o disculparse".

Su antecesor, el conservador Nicolas Sarkozy, había intentado revisar los acuerdos de visados preferenciales para los miles de argelinos que se benefician de ellos cada año. Pero el socialista Hollande dijo que quería facilitar a argelinos y franceses los viajes entre los dos países.

Alrededor de 700.000 argelinos viven en Francia, donde reside la mayor población musulmana de Europa, y las autoridades francesas emiten 200.000 visados a los argelinos cada año.

 
El presidente François Hollande admitió el jueves que la colonización francesa de Argelia había sido "brutal e injusta" pero no pidió disculpas a la rica nación petrolera del norte de África que París considera uno de sus grandes socios comerciales. En la imagen, el presidente del Senado argelino, Abd el kader ben salah (I), y Oueld Jelifa, presidente de la Asamblea Popular Nacional (2º I) saludan al presidente de Francia, François Hollande (C) y a su compañera Valerie Trierweiler (D) en el Palacio de las Naciones, en Argel, el 20 de diciembre de 2012. REUTERS/Louafi Larbi