Cataluña impulsa un referéndum que Madrid tratará de evitar

miércoles 19 de diciembre de 2012 18:58 CET
 

BARCELONA (Reuters) - Los dirigentes de las dos fuerzas políticas más votadas en las elecciones catalanas de noviembre pasado rubricaron el miércoles un pacto con el que pretenden superar sus divisiones en asuntos económicos y sociales y desafiar a Madrid con la convocatoria de un referéndum de secesión en 2014.

Frente al creciente sentimiento separatista en Cataluña - uno de los principales quebraderos de cabeza para un Ejecutivo central que trata de encauzar la economía -, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo el miércoles que el Ejecutivo trataría de atajar la consulta en los tribunales.

No está clara la forma y el momento en el que podría organizarse un referéndum, pero el pacto tendrá consecuencias más directas sobre los intentos del Gobierno de Mariano Rajoy de controlar las finanzas regionales, ya que ambos partidos han pactado no aplicar más recortes de gastos.

El acuerdo entre Convergència i Unió y Esquerra Republicana de Catalunya no llega a ser una coalición de gobierno pero ERC apoyará el presupuesto de CiU y ambas formaciones impulsarán la celebración de un referéndum.

"Tendremos muchos adversarios y muchos de ellos son muy poderosos y actúan sin muchos escrúpulos", dijo el líder de CiU, Artur Mas, en la firma del acuerdo, añadiendo que conjuntamente CiU y ERC tendrán suficiente poder en el parlamento para impulsar la votación

La profunda recesión y el desempleo han exacerbado el separatismo en Cataluña, región que genera una quinta parte de la economía del país.

Mas, que ha aplicado impopulares recortes de gastos, convocó elecciones anticipadas para el 25 de noviembre, con la idea de probar los apoyos a su propuesta soberanista en Cataluña, donde los últimos sondeos muestran que parte de la población cree que a la región le iría mucho mejor sin España, alegando que paga muchos impuestos que van a otras áreas más pobres del país.

En esos comicios, CiU consiguió 50 escaños, perdiendo 12, mientras que ERC, un grupo que lleva décadas reclamando la independencia, ganó once asientos, hasta 21. Juntos cuentan con mayoría absoluta en un parlamento de 135 diputados.

Sin embargo, no será una alianza fácil. ERC se ha opuesto a las políticas de CiU para recortar el déficit, que han afectado a los servicios sociales, los colegios y los hospitales en los últimos dos años.   Continuación...

 
Los dirigentes de las dos fuerzas políticas más votadas en las elecciones catalanas de noviembre pasado rubricaron el miércoles un pacto con el que pretenden superar sus divisiones en asuntos económicos y sociales y desafiar a Madrid con la convocatoria de un referéndum de secesión en 2014. En la imagen, los líderes de CiU, Artur Mas (I), y ERC, Oriol Junqueras, tras firmar el acuerdo en Barcelona el 19 de diciembre de 2012. REUTERS/Albert Gea