Primeros funerales en Newtown mientras los colegios afrontan la tragedia

lunes 17 de diciembre de 2012 11:50 CET
 

NEWTOWN, EEUU (Reuters) - La pequeña localidad de Newtown, en el estado de Connecticut, golpeada por un suceso que el presidente Barack Obama calificó de "mal sin escrúpulos", celebra el lunes los primeros dos de los 20 funerales por los niños que murieron la semana pasada asesinados en sus aulas.

Mientras, los colegios en todo el país reabren sus puertas a niños confundidos y temerosos, llenos de preguntas sobre por qué ocurrió la masacre y si están a salvo de que les ocurra lo mismo.

En una vigilia plurirreligiosa celebrada el domingo por la noche en Newtown, Obama habló enérgicamente sobre los fallos del país a la hora de proteger a sus niños y exigió cambios en respuesta a los tiroteos con múltiples víctimas ocurridos en los últimos tiempos.

"No podemos tolerar esto más. Estas tragedias tienen que terminar. Y para acabar con ellas, debemos cambiar", dijo, añadiendo que reunirá a fuerzas de la ley, profesionales de la salud mental y a otros para estudiar cómo se puede parar la violencia.

Antes de que todo eso llegue, tendrá lugar el entierro de los muertos. Noah Pozner y Jack Pinto serán los primeros.

Noah, con sus seis años cumplidos el mes pasado, fue la víctima mortal más joven. El rabino de la familia ha contado que ha tratado de animar a la madre pidiéndole que se centre en sus otros cuatro hijos.

Jack, que también tenía seis años, era un amante de los deportes. El jugador de los New York Giants Victor Cruz disputó el partido de fútbol americano del domingo con el nombre del niño en sus botas y en sus guantes.

Todos los niños muertos tenían seis o siete años. La directora de Sandy Hook Elementary, la psicóloga y cuatro profesoras también murieron asesinadas.

Las víctimas fueron homenajeadas en una ceremonia que duró poco más de una hora en la que el presidente ofreció palabras de esperanza y promesas de acción para evitar más tragedias.   Continuación...

 
La pequeña localidad de Newtown, en el estado de Connecticut, golpeada por un suceso que el presidente Barack Obama calificó de "mal sin escrúpulos", celebra el lunes los primeros dos de los 20 funerales por los niños que murieron la semana pasada asesinados en sus aulas. En la imagen del 16 de diciembre, una chica coloca una vela en el memorial en Newtown en recuerdo a las víctimas. REUTERS/Lucas Jackson