El Barça se pone con nueve puntos de ventaja tras aplastar al Atlético

lunes 17 de diciembre de 2012 07:53 CET
 

MADRID (Reuters) - El Barcelona dio un golpe que podría resultar decisivo en la carrera por la Liga al ganar el domingo por 4-1 al segundo clasificado, el Atlético de Madrid, y aumentar su ventaja al frente de la clasificación a nueve puntos.

Además, el triunfo aleja al Real Madrid a 13 puntos, después de que el doliente campeón no pudiera pasar del empate 2-2 ante un Espanyol en puestos de descenso.

Los de Tito Vilanova mantienen la imbatibilidad a pesar de que el delantero colombiano Radamel Falcao adelantó a los de Diego Simeone en el Camp Nou. Un magnífico gol de Adriano supuso el empate, y ya en la segunda mitad, otro tanto de Sergio Busquets y un nuevo doblete de la estrella argentina Leo Messi cerraron el marcador.

El Barça suma ya 46 puntos tras 16 jornadas, mientras que el Atlético se queda con 37 y el Madrid, con 33.

"La Liga está casi imposible", declaró el técnico del Madrid, José Mourinho.

"Trece es una distancia demasiado grande como para conseguirlos, pero lo que tenemos que hacer es jugar cada partido", agregó.

El delantero uruguayo Juan Albín sorprendió al público y al equipo blanco con un gol en el minuto 88 que permitió a los catalanes arrancar un valioso empate en el Bernabéu. En las gradas se pudieron escuchar pitos cuando los jugadores del Madrid abandonaron el terreno de juego.

El Espanyol se había adelantado en el minuto 31 con un tanto de Sergio García. Cristiano Ronaldo pudo empatar justo antes del descanso y su compatriota portugués Fabio Coentrao puso el 2-1 en el marcador al poco de la reanudación, hasta que llegó el golpe definitivo de los visitantes.

DERROTA DE VALVERDE   Continuación...

 
El Barcelona dio un golpe que podría resultar decisivo en la carrera por la Liga al ganar el domingo por 4-1 al segundo clasificado, el Atlético de Madrid, y aumentar su ventaja al frente de la clasificación a nueve puntos. En la imagen del 16 de diciembre, un aficionado abraza a Lionel Messi antes del partido disputado en el Camp Nou. REUTERS/Gustau Nacarino