17 de diciembre de 2012 / 6:24 / hace 5 años

El chavismo arrasa en las regionales, aunque Capriles retiene su estado

El partido socialista de Hugo Chávez logró el domingo un triunfo arrollador en las elecciones de gobernadores en Venezuela pese a la ausencia del presidente, convaleciente en Cuba por el cáncer que padece, aunque la victoria del ex candidato presidencial Henrique Capriles mantiene viva a la oposición. Imagen de Capriles en una rueda de prensa en Caracas el 16 de diciembre tras ser reelecto gobernador del estado de Miranda. REUTERS/Carlos García Rawlins

CARACAS (Reuters) - El partido socialista de Hugo Chávez logró el domingo un triunfo arrollador en las elecciones de gobernadores en Venezuela pese a la ausencia del presidente, convaleciente en Cuba por el cáncer que padece, aunque la victoria del ex candidato presidencial Henrique Capriles mantiene viva a la oposición.

El oficialismo se impuso en 20 de los 23 estados en juego, lo que amplía su dominio en el mapa político y le brinda mayor fortaleza ante una eventual sucesión anticipada de Chávez, cuya cuarta operación por la recurrencia de un cáncer en la pelvis despertó dudas sobre si podrá asumir un nuevo mandato en enero.

“Ha sido una victoria inmensa (...) el mapa rojo rojito por sus cuatro puntos cardinales”, dijo Jorge Rodríguez, jefe del comando de campaña oficialista, en rueda de prensa.

La oposición solamente revalidó su dominio en tres regiones, cuatro menos de las que controlaba desde 2008, y sufrió pérdidas importantes como la gobernación del Zulia, el estado con más electores del país y un bastión antichavista durante la última década.

La victoria en el estratégico estado Miranda - el segundo con mayor cantidad de votantes y que abarca parte de la Gran Caracas - es el único balón de oxígeno para los adversarios de Chávez, al consolidar a Capriles como el líder nacional de la oposición si el presidente no pudiera continuar en el poder.

“Pensaron que iban a doblegarnos y por eso asumí una responsabilidad. Yo arriesgué aquí por completo, esa es la cuenta que sacaban algunos: acabar con Capriles no por los mirandinos, sino por acabar conmigo”, dijo, vestido con una chaqueta deportiva y gorra con el tricolor nacional.

“No permitan que esta lucha se apague”, agregó el abogado de 40 años, cuya triunfo sobre el ex vicepresidente Elías Jaua, un peso pesado del chavismo, y restaura su capital político tras perder frente a Chávez en octubre.

A diferencia de las elecciones presidenciales, cuando los venezolanos se lanzaron masivamente desde temprano a las calles para votar, las colas en los centros de votación brillaron por su ausencia y la abstención fue del 46 por ciento, superior a la de los comicios regionales de hace cuatro años.

Los comicios no quedaron libres de polémica. La autoridad electoral le otorgó al oficialismo la victoria, por un escaso margen, en el estado Bolívar, pero el resultado fue rechazado por la oposición.

“Se dio una situación irregular (...) para negar nuestra victoria, clara y limpia. Alertamos al país y convocamos al pueblo en la calle”, dijo a un canal televisivo el candidato opositor Andrés Velásquez.

ENERO ES CLAVE

El país entra ahora en cuenta regresiva hasta el 10 de enero, cuando Chávez debe asumir su nuevo mandato hasta 2019. En caso de que su salud se lo impidiera, los venezolanos deberían volver a las urnas en 30 días, según la Constitución.

El Gobierno informó el domingo que el mandatario mejora “hora tras hora” tras someterse el martes a una intervención quirúrgica de más de seis horas en las que el paciente sufrió una hemorragia que fue controlada. Su estado pasó de “estable” a “favorable” y comenzó a comunicarse con sus allegados.

“Anteayer, el comandante ya comenzó a comunicarse con nosotros, a instruir, a gobernar y a dar instrucciones y sobre todo (está) muy pendiente de la situación en Venezuela”, dijo el ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, esposo de una de las tres hijas del mandatario a quien acompaña en Cuba.

Sin embargo, esta fue la cuarta operación a la que se sometió el líder bolivariano de 58 años desde que le diagnosticaran la enfermedad en junio del año pasado y que trató de frenar infructuosamente con quimio y radioterapia.

La recaída de Chávez, apenas meses después de declararse completamente curado y antes de asumir su nuevo mandato, conmocionó a Venezuela y a varios países aliados de la región cuyas economías dependen de los programas de petróleo subsidiado y otras ayudas de Caracas.

Acostumbrado durante 14 años a dominar sin contrapeso la escena política, el mandatario dio idea de la gravedad de su situación al nombrar al vicepresidente y canciller, Nicolás Maduro, como eventual sucesor político si no pudiera asumir el cargo.

La contundente mayoría regional refuerza la capacidad de movilización y financiación de partido socialista y sería un factor clave para Maduro, un ex chofer de autobús y sindicalista de 50 años, si tuviera que asumir el liderazgo del chavismo para unas elecciones presidenciales.

Por su parte, Capriles ya le ha ganado a dos pesos pesados del oficialismo en su estado y tras las sonadas derrotas de otros compañeros opositores, se convierte de nuevo en la mejor carta para enfrentar un proceso electoral nacional, tras sumar un 44 por ciento de los votos en octubre.

/Por Enrique Andres Pretel y Marianna Párraga/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below