Newtown busca consuelo en las iglesias y espera a Obama

domingo 16 de diciembre de 2012 18:15 CET
 

NEWTOWN, EEUU (Reuters) - Los fieles abarrotaban el domingo los servicios religiosos en recuerdo de las víctimas del tiroteo en una escuela de primaria en la que murieron 20 niños y seis adultos, mientras el presidente de Estados Unidos Barack Obama tiene previsto asistir a una vigilia interreligiosa para ayudar a la devastada población a recuperarse.

Adam Lanza, de 20 años, entró a la fuerza en el colegio de primaria Sandy Hook el viernes en Newtown y disparó a estudiantes y personal con la versión civil de un potente rifle militar. Las víctimas presentaban múltiples heridas de bala y al menos uno de ellos recibió al menos 11 disparos, según las autoridades.

Todos los muertos son niños de entre 6 ó 7 años, lo que añade más emotividad al debate reavivado sobre si unas leyes sobre control de armas más estrictas podrían evitar futuros tiroteos en Estados Unidos.

"Si esto no sacude la conciencia del país sobre hacer lo mejor para proteger a nuestros hijos, no sé qué lo hará", dijo Pedro Segarra, alcalde de Hartford, la capital del estado.

Una mezcla de aguanieve saludó a los fieles en una mañana fría y gris. El sábado, los judíos acudieron a la Congregación Adath Israel de Newtown para expresar su incredulidad por la masacre y mostrar su apoyo a los supervivientes.

Obama tiene previsto asistir a una vigilia antirreligiosa con familiares de las víctimas a partir de las 7 de la tarde (0000 GMT).

En la iglesia católica de Saint Rose de Lima, la misa de primera hora de la mañana estaba abarrotada. Los anuncios del sacerdote al finalizar la celebración incluyó la decisión de que el ensayo de la obra de Navidad se celebraría según lo previsto, pero sin Olivia Engel, de 6 años, que murió el viernes antes de poder interpretar a un ángel en la función.

Los memoriales caseros que comenzaron a aparecer horas después de la tragedia continuaron creciendo el domingo en esta acomodada población de 27.000 habitantes a unos 130 km de Nueva York.

En el mayor de los altares improvisados, una mujer de rodillas, lloraba amargamente.   Continuación...

 
Los fieles abarrotaban el domingo los servicios religiosos en recuerdo de las víctimas del tiroteo en una escuela de primaria en la que murieron 20 niños y seis adultos, mientras el presidente de Estados Unidos Barack Obama tiene previsto asistir a una vigilia interreligiosa para ayudar a la devastada población a recuperarse. En la imagen, un hombre abraza a un niño en un memorial cerca de la escuela elemental Sandy Hook en Newtown, el 16 de diciembre de 2012. REUTERS/Eric Thayer