Portugal necesita renegociar su deuda, dice un economista de la ONU

domingo 16 de diciembre de 2012 13:31 CET
 

LISBOA (Reuters) - Portugal necesita renegociar su programa de rescate o se arriesga a que sus problemas sociales se salgan de control, dijo un alto economista de Naciones Unidas a un periódico local.

El semanario Expresso citó el sábado a Artur Baptista da Silva, coordinador de un grupo creado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para supervisar a los países altamente endeudados del sur de Europa, cuando dijo que el rescate de Portugal estaba arrojando "muy malos resultados" y que algunas de sus condiciones deben ser cambiadas.

El Gobierno y sus prestamistas internacionales insisten en que es necesario modificar los términos de la ayuda financiera y dicen que el programa está "bien encaminado para reducir la deuda pública portuguesa".

Descartaron cualquier renegociación de deuda para evitar comparaciones con la crisis de Grecia, cuya deuda ha sido objeto de quitas o recortes.

Pero Baptista da Silva dijo que a Portugal, que afronta su peor recesión desde la década de 1970 tras haber aplicado alzas de impuestos y recortes de gastos requeridos para recibir su rescate el año pasado, no le queda mucho tiempo.

"Si no se renegocia ahora, en seis meses más estaremos derrotados. Todas las proyecciones que hemos hecho para la economía, la deuda, el desempleo, nos llevan a creer que Portugal tendrá graves dificultades en términos de control social en medio año más", advirtió.

Dijo que hasta 2 millones de unos 10,6 millones de portugueses están viviendo ahora bajo la línea de la pobreza y sobreviven con menos de 7 euros al día. El desempleo está en niveles récord de 16 por ciento y el descontento social se ha acrecentado en los últimos meses.

La renegociación propuesta ahorraría a Portugal 10.000 millones de euros, según el economista.

 
Portugal necesita renegociar su programa de rescate o se arriesga a que sus problemas sociales se salgan de control, dijo un alto economista de Naciones Unidas a un periódico local. En la imagen, dos mujeres se abrazan en una calle del barrio lisboeta de Mouraria, el 3 de diciembre de 2012. REUTERS/Rafael Marchante